Viajar a España en verano

Por: Soraya Carvajal B.

El verano es, por excelencia, la época de vacaciones en España. Muchos de los planes se concentran en el turismo de sol y playa, uno de los principales sectores económicos del país ibérico, gracias a su excelente oferta hotelera, gastronómica y a las 584 playas con bandera azul que garantizan los criterios de legalidad, sanidad, limpieza, seguridad, información y calidad y gestión ambiental de las mismas.

Pero durante la época estival, España ofrece además una amplia y variada oferta cultural en las principales ciudades, festivales musicales y numerosas fiestas patronales en villas y pueblos.

Si estás planeando viajar desde Latinoamérica para disfrutar de tus vacaciones en el verano español, ten en cuenta esta información y prográmate:

Mejores playas

Playa de la Concha, en San Sebastián-Donostia, País Vasco. Doradas arenas y aguas limpias aptas para la práctica del surf. Con un magnífico paseo que finaliza en el Peine de los Vientos, conjunto de esculturas del maestro Eduardo Chillida.

Playa de Ses Illetes, en Formentera, Islas Baleares.  Ubicada en el parque natural Ses Salines. Se caracteriza por aguas de color turquesa, gran transparencia y visibilidad que permiten practicar distintas actividades acuáticas y disfrutar de la fauna marina.

Playa del Muro, en Mallorca. Templadas aguas azul turquesa. Ideal para practicar deportes acuáticos, pasear, hacer ejercicio o disfrutar de tours en barco.

Playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria. Cuenta con «la barra» una formación natural de arenisca y arrecifes, que resguarda el arenal de las corrientes del Atlántico. Esta playa también alberga una gran reserva de vida marina y cientos de tipos de peces.

Playa de Las Catedrales, en Ribadeo, Lugo. Las sorprendentes formaciones de arcos tallados en las rocas y las impresionantes vistas desde los acantilados hacen de esta playa un lugar único. Para preservarla del impacto del turismo, actualmente es necesario reservar de forma gratuita a través de la web destinada para ello.

Estas son sólo algunas de las muchas opciones que ofrecen las costas españolas.

Fiestas populares

Los sanfermines, en Pamplona, Navarra. Del 6 al 14 de julio Pamplona acoge la fiesta de fiestas por excelencia de España, la más conocida, la más internacional. Miles de personas se reúnen en esta ciudad, vestidos de blanco y con pañuelo rojo, para disfrutar del txupinazo, comida, bebida, alegría a raudales y por supuesto, los célebres encierros de San Fermín.

Fiestas de Santiago de Compostela, en Santiago, Galicia. Los días 24 y 25 de julio se celebran las fiestas de Santiago de Compostela, Patrón de España, con un completo programa de actividades que comprende conciertos, shows audiovisuales y de fuegos artificiales, al igual que la quema de un gran castillo de pirotecnia.

El descenso del Sella, Arriondas-Ribadesella, Asturias. El 9 de agosto cientos de piraguas descienden a lo largo de 20 kilómetros las desafiantes aguas del río Sella, finalizando en Ribadesella. Esta fiesta reúne aventura, deporte, naturaleza, diversión, folclore y la comida típica asturiana.

Feria de Málaga, del 12 al 19 de agosto de 2017 Málaga vive su fiesta grande en conmemoración de la Reconquista por los Reyes Católicos, que entraron en la ciudad el día 19 de agosto de 1487 y su incorporación a la Corona de Castilla. Romería, música y baile en casetas públicas, conciertos, fuegos artificiales, comida y vino, entre el que destaca el Cartojal (vino dulce típico de Málaga) le esperan en esta ciudad.

La tomatina, en Buñol, Valencia. Una de las fiestas más populares y mediáticas de España. Se celebra el último miércoles de agosto y en ella se lanzan más de 150 mil tomates. Requisitos: ropa vieja y cómoda, gafas anti-tomates y muchas ganas de diversión.

Los mejores festivales musicales

Algunas de las ofertas más destacadas son:

FIB. Del 13 al 16 de julio en Benicàssim, Castellón, Comunidad Valenciana.  Ecléctico festival que reúne a exponentes del rock, pop, música indie y electrónica, pero también a exponentes del teatro, la moda y el cine. Este año el cartel del festival lo encabezan Red Hot Chili Peppers, The Weeknd, Kasabian, Los Planetas, entre otros.

Bilbao BBK Live. Del 6 al 8 de julio en Bilbao, País Vasco. En su edición 12 reunirá a Depeche Mode, The Killers, Phoenix, Fleet Foxes, Primal Scream, Justice, Die Antwoord, entre otros. Este año se celebra nuevamente en Kobetamendi, un recinto a diez minutos del centro de la ciudad, que ofrece grandes vistas.

Madcool. También del 6 al 8 de julio, pero en Madrid. Se realiza en la Caja Mágica, y contará hasta con cinco escenarios. Cuenta con zonas de ocio y descanso. Este festival presentará a artistas consagrados como Foo Fighters, Ryan Adams, Green Day, Kings Of Leon, Wilco, Alt-J, entre otros, pero también apuesta y abre espacio a nóveles talentos como The Amsterdammers, Veintiuno o Paracusia.

Arenal Sound. Del 1 al 6 de agosto en Burriana, Castellón, Comunidad Valenciana. Seis días de diversión y buena música a pie de playa. Este año alcanza su 8ª  educación y su cartel lo encabezan Martin Garrix, Bastille, Clean Bandit, Icona Pop, Lori Meyers, Kase.O, entre otros.

Así que ya sabes, si decides pasar sus vacaciones en España reserva con antelación tus vuelos, traslados, hoteles y restaurantes. Compra con tiempo tus entradas para los espectáculos. Asegúrate de llevar a la playa sombrilla, silla y crema para el sol. Ven preparado para el calor y despliega toda tu paciencia y buen humor porque España es una potencia turística y por eso mismo atrae a millones de visitantes cada año.

Advertisements

15 consejos para recorrer Colombia por carretera

Se acerca el verano en el hemisferio Norte y durante el período estival numerosos españoles eligen Colombia como destino vacacional. Ante una consulta sobre los aspectos a tener en cuenta para recorrer parte del país por carretera, hemos elaborado un listado con recomendaciones que te ayudarán para tener un viaje exitoso y llegar a tu destino de manera segura

  1. Asegúrate de que el vehículo tenga al día todos los documentos reglamentarios como el Seguro Obligatorio de Tránsito (SOAT), registro o matrícula, certificación de la revisión técnico- mecánica, documentos de propiedad o, si es de alquiler, el contrato de arrendamiento/préstamo, entre otros.
  2. Lleva los documentos de identidad de todos los pasajeros y la licencia de conducción, pueden ser solicitados por las autoridades.
  3. Recuerda llevar completo el equipo de seguridad vial. Este debe tener triángulos equiláteros reflectivos de 30 centímetros de lado, extintor de incendios de 5 libras para vehículos livianos, 10 libras para microbuses, buses y busetas, 20 libras para camiones y vehículos tipo carro tanque, gato que pueda levantar el vehículo, llave fija, botiquín, 2 tacos para acuñar los neumáticos, caja de herramientas básica, rueda de repuesto y linterna.
  4. Revisa previamente los niveles de agua, aceite y gasolina del vehículo. Verifica también el funcionamiento de las luces, frenos y neumáticos, los cuales deben tener el máximo de aire permitido.
  5. Cuando llueva, enciende las luces del automóvil para que puedas ser visto por los demás conductores y reduce la velocidad.
  6. Ten en cuenta que en Colombia los vehículos particulares que superan los valores permitidos de polarización (tintado) de los vidrios deberán solicitar un permiso de la Policía. De acuerdo con las normas de Tránsito, el nivel de polarizado en el parabrisas y los vidrios delanteros laterales no podrá superar el 30%. En los automóviles el vidrio trasero no podrá superar el 45% y para el caso de autos cabinados, los vidrios cuartos traseros y de la quinta puerta, no podrán superar el 76% de oscuridad.
  7. Consulta el estado de las vías por donde vas a transitar para evitar posibles contratiempos como cierres, derrumbes, problemas de orden público, entre otros. Puedes consultar la información sobre el estado de las vías y el mapa de carreteras.
  8. Consulta en un mapa la ruta completa por donde vas a conducir e identifica los puntos de interés como estaciones de servicios, hospitales, restaurante, hitos turísticos, etc.
  9. Colombia es un país con numerosas vías concesionadas, lo que implica diferentes peajes, por tanto, consulta el número de peajes dispuestos en tu ruta y ten presente las tarifas y el presupuesto necesario para pagarlas
  10. Prefiere conducir grandes distancias en la mañana, pues es el momento en el que tu ritmo tu atención y concentración están en mejores condiciones. Si el trayecto es largo, haz una parada cada 200 km o cada 4 horas.
  11. Recuerda que, por ley, los niños menores de 10 años no pueden viajar en el asiento delantero del automóvil, so pena de una sanción de 8 salarios mínimos legales diarios vigentes.
  12. Organiza de manera adecuada el equipaje que lleves en maletero (las maletas más pesadas deben ubicarse contra el espaldar trasero del vehículo).
  13. Usa siempre el cinturón de seguridad y pídele a tus acompañantes que también lo hagan.
  14. Las líneas gratuitas y redes sociales por las que puedes verificar el estado de las vías, reportar algún incidente o solicitar asistencia son: Línea gratuita de Invías #767; 112 Policía Nacional; 113 Bomberos. En Twitter @numeral767; @TransitoPolicia de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional y también @IDEAMColombia del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), que cada cuatro horas emite un reporte sobre las condiciones meteorológicas en el territorio nacional.
  15. Finalmente, en Colombia, como en otros países, debes tener en cuenta ciertas recomendaciones por seguridad: Evitar dejar el vehículo en la calle y preferir dejarlo siempre en aparcamiento cerrado; evitar movilizarse por zonas alejadas, solitarias y mal iluminadas; recordar que Colombia, por estar ubicado en la zona tropical tiene entre 12 y 13 horas de luz al día, por tanto, amanece cerca de las 6h y anochece entre las 18 y 19 horas.
  16. Ve con mente abierta y disfruta del viaje, recorrer Colombia te permitirá ver el día a día de sus gentes, disfrutar de sus majestuosos paisajes, empaparte de su cultura y descubrir un país con numerosos encantos.

¿Por qué un viaje te renueva y te remueve?

boots-181744__480 (Medium)

Viajar puede y debe ser una experiencia de aprendizaje y transformadora y, si emprendemos la aventura con mente abierta, podremos adoptar aquellos aspectos que consideremos positivos y que enriquecerán nuestro día a día incluso cuando el viaje haya terminado. Estos son algunos de los aportes que dejan los viajes:

Puntualidad: En términos generales en España la gente suele ser más puntual que en Colombia y al viajar o residir por un tiempo en el país ibérico (y más aún al norte de Europa) será necesario adoptar esa buena costumbre para evitar malas experiencias como perder una cita, un medio de transporte, o no poder realizar una gestión importante. Ten en cuenta que “la ley del cuarto de hora”, tan extendida en Colombia, es un hábito nocivo en otras latitudes.

Asertividad: Entendida como la toma de conciencia sobre nuestros deberes y derechos y el posicionamiento, la comunicación y defensa de esos derechos y de nuestras convicciones de manera firme, directa y clara, pero sin agresividad, y respetando a su vez las ideas y opiniones de los demás.

Respeto a la diversidad: Viajar amplía nuestros horizontes, nos damos cuenta de que la gente de cada país tiene sus propias y diferentes maneras de pensar, actuar, vestir, comportarse o divertirse y constatamos que nuestra cultura es una más en un amplio espectro; que no es mejor ni peor, simplemente diferente y que, por eso mismo, la nuestra y las de los demás son valiosas, porque la variedad, la diversidad implican enriquecimiento.

Ciudadanía: Viajando por países como Finlandia se entiende bien que el sentido de responsabilidad y compromiso de una persona hacia su país se expresa haciendo respetar sus derechos y honrando y cumpliendo con sus deberes frente al Estado.

También se entiende que la razón de ser del Estado, debe ser velar, servir y trabajar por el bienestar de sus ciudadanos, garantizándoles una buena calidad de vida, expresada en muy buenos servicios públicos, como salud, educación, transporte, entre otros, accesibles para todos.

Coraje: Viajar o residir por un tiempo en un país extranjero implica enfrentarse a situaciones nuevas y tomar muchas decisiones cada día (qué sectores recorrer, cómo movernos, cómo llegar al lugar elegido cuando estamos perdidos, cómo comprar, etc.) y aunque en un principio, estar en un contexto extraño pueda golpearnos la confianza, superar nuestras dudas, dificultades y adquirir nuevos aprendizajes alimentan nuestra autoestima.

Viajar exige desplegar la versión más auténtica de nosotros mismos y comprobar que podemos asumir situaciones novedosas, adaptarnos y disfrutarlas, nos aportará satisfacciones.

Humanidad: Más allá de los paisajes, los museos, el patrimonio arquitectónico o las fotos hechas, las experiencias que se quedan en el corazón son las compartidas con las personas que vamos conociendo a lo largo del viaje y que, generalmente, ponen en evidencia lo que nos define como seres humanos.

Esa conversación espontánea con la gente que te explica cómo usar esa particular máquina para comprar los billetes del tren, por dónde moverte o cómo llegar a tu objetivo cuando estás desorientad@, el que te cuenta que alguna vez ha visitado o le gustaría conocer tu país de origen, la señora que te ayuda a traducir tu petición del inglés al idioma local, o incluso aquellos que se acercan a ti simplemente por escucharte hablar en un idioma que les llama la atención, esas sonrisas, la calidez, la curiosidad, el deseo de compartir y conocer, eso es lo que nos llevamos.

Porque un viaje nos renueva y nos remueve y viene a recordarnos, por si en algún momento lo habíamos olvidado, que las verdades absolutas no existen y que el respeto hacia otras culturas es fundamental.

¿Y tú qué opinas sobre viajar? ¡Cuéntanos tus experiencias!!

Expresiones populares en España y Colombia

Esta es una pequeña guía que te ayudará a entender y hacerte entender si viajas entre Colombia y España:

  1. ¡Qué jartera! o ¡Qué mamera!: Se utiliza para expresar aburrimiento, agobio, molestia o fastidio ante alguna situación.
  2. Hagamos vaca: recolectar dinero para algún propósito común, por ejemplo: comprar bebidas, comprar un regalo, etc.
  3. Paila: La RAE la define como un sartén o vasija de metal redonda y poco profunda, pero cuando un colombiano dice “paila” está llamando la atención sobre una situación inconveniente, perjudicial o desafortunada.
  4. Está meando fuera del tiesto: Estar equivocado, estar pensando, hablando o concluyendo algo erróneo.
  5. A otro perro con ese hueso: Expresión muy útil para manifestar que tienes experiencia respecto a un asunto y que no te dejas engañar o enredar con versiones tergiversadas.
  6. No dé papaya: Es una advertencia a no exponerse, no ponerse en situación de desventaja, no ser ingenuo o meterse en problemas.
  7. Tenaz: Típica expresión para decir qué fuerte, qué complicado o qué difícil.
  8. Las cuentas claras y el chocolate espeso: Esta expresión llama la atención sobre la necesidad de dejar todos los aspectos claros en un pacto desde un comienzo, facilitando la confianza entre las personas implicadas y evitando sorpresas de último minuto.
  9. A la orden: Suele expresar “de nada” o “a su servicio”
  10. De una: expresión que se refiere a hacer algo inmediatamente. Así, ante alguna propuesta tentadora se puede contestar “Listo, de una”.

En España

  1. Ya vendrá el tío Paco con las rebajas: Se refiere a que llegará un momento en que no haya más remedio que afrontar la realidad.
  2. ¡Qué chorrada!: Hace referencia a una tontería o a algo que no tiene importancia
  3. Se le vio el plumero: Se utiliza para expresar que hemos descubierto las verdaderas y ocultas intenciones de alguien. Generalmente se asocia a cuestiones políticas.
  4. No da palo al agua: Se refiere a una persona vaga, alguien que vive del cuento.
  5. Irse por los cerros de Úbeda: Significa que alguien se aparta del asunto central del que se está hablando y se dispersa. También significa perderse o extraviarse.
  6. Dejarte en la estacada: Se refiere a dejar a alguien abandonado o plantado en un momento o ante una situación difícil y cuando más lo necesita.
  7. Hacer algo “a la chita callando”: Significa hacer algo con mucho sigilo, con disimulo o en secreto.
  8. Que cada palo aguante su vela: Quiere decir que cada uno asuma sus responsabilidades, o que asuma las molestias o trabajos inherentes a su estado o profesión
  9. Le salió rana: Se refiere a cuando a alguien le sale mal un asunto o una persona cercana le sale mala o traidora.
  10. Meterse en un jardín: Expresa que alguien se mete en una dificultad, enredo o en una situación controversial cuando está hablando.

Y, ¿cuál es tu expresión favorita?, ¿podrías agregar alguna más?

Recomendaciones para alquilar vivienda en España o Colombia

Una vez llegues a tu nuevo destino en el exterior, y en caso de que decidas vivir por tu cuenta, una de tus principales prioridades será la consecución de una vivienda.

Es casi seguro que en un comienzo desees encontrar un piso/apartamento bonito, bien ubicado, cercano a los principales sitios de interés y con un alquiler económico, algo que será bastante improbable, pues un lugar que reúna todas estas características seguramente será costoso, especialmente en las grandes ciudades, lo que te llevará a ajustar tus expectativas con la realidad de lo que estás en capacidad de pagar.

Sin embargo, es recomendable que antes de iniciar tu viaje comiences a investigar acerca del mercado inmobiliario de tu nueva ciudad, a través de agencias inmobiliarias, páginas webs de sitios de alquiler, foros de expatriados, etc.

Además, respecto a la situación de alquiler de vivienda en España y Colombia, es importante que tengas en cuenta aspectos como:

España

El alquiler de una vivienda debe estar regido por un contrato firmado por las partes implicadas y debe detallar los derechos y obligaciones de propietarios e inquilinos.

Para el alquiler de un piso completo, los propietarios usualmente solicitan contrato de empleo, nóminas, declaración de la renta, saldo bancario u otro documento que demuestre la solvencia del inquilino. Además, suelen pedir uno o dos meses del alquiler como fianza/depósito y establecen la duración mínima del contrato (si no se acuerda un plazo, la ley española entiende que éste es de un año).

El alquiler generalmente incluye los gastos de comunidad/administración, limpieza de zonas comunes, portería, entre otros, mientras que los suministros de agua, electricidad, internet, etc., le corresponden al arrendatario.

Previamente debes consultar si el piso está amueblado o no, cómo es el servicio de gas, cuál es el sistema de calefacción, si la vivienda tiene servicio de internet o deberás contratarlo por tu cuenta, quién se encarga de las reparaciones, entre otros aspectos.

También, es recomendable comprobar las instalaciones de fontanería, electricidad, la presión de agua caliente, el estado de los electrodomésticos y de las persianas y recoger por escrito el estado en el que se encuentra la vivienda o habitación que vas a alquilar.

Si se trata de un piso/apartamento compartido con otras personas debes aclarar cuántas personas residen en la vivienda, cómo se dividen los gastos de luz, agua, calefacción, internet, etc; cuáles son las principales normas de convivencia, cuáles son las edades, ocupaciones y hábitos de los otros inquilinos, a fin de intentar establecer compatibilidades y posibles incompatibilidades.

Además, debes tener en cuenta que si el arrendatario quiere rescindir el compromiso adquirido tendrá que avisarte 30 días antes y si tu deseas dejar la vivienda, también deberás comunicárselo al propietario con 30 días de antelación.

Cuando el inquilino se marche recibirá la devolución de la fianza/depósito que entregó al propietario, siempre y cuando se constate que el inmueble ha quedado en buen estado y no hay deudas con las compañías de suministros.

Colombia

En Colombia la Ley 820 de 2003 regula el régimen de arrendamiento de vivienda urbana y consagra los derechos y obligaciones de arrendatarios en inquilinos. Esta norma también rige qué uso se le va a dar al inmueble, la duración del contrato, los términos del mismo, etc.

Ten en cuenta que para alquilar una vivienda en Colombia deberás proveer y acreditar información financiera, laboral y personal a la agencia inmobiliaria o al propietario de la vivienda, en caso de que se trate de una negociación directa.

Así, el inquilino deberá presentar su documento de identificación, estados de cuenta, extractos o certificados bancarios. Además, para acreditar la solvencia económica, los arrendatarios también suelen solicitar un certificado laboral donde conste el nombre de la empresa, cargo, salario, tiempo de servicio y las tres últimas nóminas del arrendatario.

En Colombia los propietarios suelen pedir un avalista/codeudor, quien también debe acreditar ingresos suficientes para asumir el pago del alquiler, en caso de ser necesario, y también se exige uno o dos meses de alquiler como fianza/depósito.

La ley 820 de 2003 contempla que, entre las obligaciones del inquilino están: pagar oportunamente el canon de arriendo como queda estipulado en el contrato, velar por el inmueble, el mantenimiento y el uso normal del mismo y hacer los arreglos correspondientes, si se presentan daños ocasionados por el mal uso de la vivienda.

Cualquiera que sea tu caso, recuerda que los expertos recomiendan comprobar que quien alquila la vivienda es realmente el/la propietari@ de la misma (a través de una nota simple solicitada en el registro de la propiedad) para evitarte malas experiencias y también aconsejan no destinar más del 35% de tus ingresos netos al alquiler, teniendo en cuenta que también deberás asumir los costes de agua, electricidad, internet, gas, etc.

¿Te has enfrentado a la búsqueda de vivienda en el exterior? ¿Qué consejo le darías a quien deba asumir esta experiencia?.

Los tropiezos en el exterior

Después de conocer los diversos beneficios que conlleva estudiar en el exterior, debemos mencionar algunos de los aspectos negativos que muchos estudiantes pueden enfrentar en su país de acogida. Entre ellos están:

Es caro: Estudiar en el extranjero implica una fuerte inversión, que se incrementa si primero es necesario aprender el idioma del país de llegada. Además, los gastos generalmente son altos porque usualmente optamos por estudiar en países con economías más fuertes que la nuestra.

En el exterior se deben asumir no sólo los gastos referentes a los estudios, sino también los de manutención y los imprevistos que surjan en el día a día. Si a esto sumamos que probablemente desearás salir y explorar tu nuevo hogar, entonces deberás tener dinero disponible para turismo, entretenimiento y emergencias.
Por esto, si no has hecho la planificación necesaria, en algunos momentos, las presiones financieras podrán socavar el disfrute de tu experiencia.

Sentimiento de soledad: Al no tener a tu familia alrededor seguramente ganarás independencia, pero, si eres de l@s que necesitan supervisión para cumplir con tus metas, también corres el riesgo de no centrarte en los estudios. Además, hacer y desarrollar amistades toma tiempo y puede ser más difícil en una cultura distinta, por eso, al no tener a tus amigos y familiares cerca, en ocasiones podrás sentire perdido o alienado.

Barrera idiomática. Existen barreras lingüísticas en todos los países y es importante conocer el nivel de fluidez idiomática que se espera de ti, tanto por parte de tus profesores y compañeros, como de los ciudadanos con los que te comunicarás en el exterior.

Si estudias en un lugar donde hablen un idioma diferente al tuyo, completar un curso educativo podría demandar un conocimiento a fondo de la lengua. Además, la falta de comprensión del lenguaje podría dificultar el proceso de ganar nuevos amigos y establecer redes sociales.

Pero, incluso estudiando en un país con tu misma lengua nativa, para comunicarte bien tendrás que aprender a desentrañar los diferentes sentidos y significados del idioma, y entender dichos y frases hechas. Por ejemplo, en España comprender qué quieren decirte con “Donde dije digo, digo Diego” o en Colombia con “Está dando lora”.

Choque cultural: Podrás encontrarte sacudido por el repentino cambio de cultura, porque la comida, la religión, los sistemas de transporte, el estilo de vestir, etc., pueden diferir de los de tu país de origen.

Este choque cultural puede ocasionar sentimientos de tristeza, frustración, ansiedad y nostalgia en algunos momentos, y si no estás preparado adecuadamente para hacer frente a esas diferencias, podrían conducirte a un gran estrés.

Algunas de las diferencias de la nueva cultura a la que te enfrentas pueden ser prácticas y obvias, otras pueden ser más sutiles y es probable que encuentres diferencias sociales y psicológicas, o diferencias en la forma como las personas se comportan y se relacionan entre sí.

Legalización de los estudios: Si no haces las consultas pertinentes sobre los procesos de legalización de títulos en el extranjero, puedes encontrarte con que al regresar a casa no puedas convalidar tus estudios, lo que implicará no sólo que has gastado una fuerte suma de dinero, sino un gran contratiempo en tu desarrollo profesional.

Seguro de salud adicional: Estudiar en el exterior, en la mayoría de los casos, implica contar con un seguro médico internacional, que ofrezca una cobertura completa a los estudiantes extranjeros.

En el mercado actual existen opciones asequibles y que brindan servicios de calidad, pero al momento de planear tu viaje es importante que te informes y valores bien las opciones, pues un seguro médico internacional es un desembolso, pero también puede reducir significativamente tus gastos personales, en caso de que ocurra una enfermedad o lesión inesperada durante el curso de tu programa.

¿Conoces otras desventajas de estudiar en el extranjero? Cuéntanos.

Estudiar en el exterior, experiencia de amplio impacto

Estudiar en el extranjero puede ser una de las experiencias más beneficiosas para un estudiante universitario, no solo por la oportunidad de obtener una certificación académica de calidad, influir en su crecimiento personal y en su desarrollo intercultural, sino también, porque es una vivencia que suele tener gran impacto, a largo plazo, en la vida personal, profesional y académica de quienes la experimentan.

Por eso, si está valorando esta posibilidad, aquí detallamos algunos de los beneficios.

Ventajas de estudiar en el exterior

 1. Ver el mundo: Una de las principales razones por las que considerar un programa del estudio en el exterior es la oportunidad de experimentar un nuevo país con su diversidad, territorios, perspectivas, cultura, costumbres, patrimonio, estilo de vida y actividades. Estando en el extranjero, además, podrá visitar ciudades o países de los alrededores y ampliar su visión del mundo.

 2. Educación: Al estudiar en el exterior usted podrá experimentar diferentes estilos de educación, descubrir nuevos enfoques respecto a su especialidad y sumergirse en el sistema educativo de su país de acogida, lo que también le permitirá experimentar y entender a la gente de su nuevo entorno, sus tradiciones y cultura.

Muchas universidades extranjeras tienen destacadas áreas de especialización, al igual que técnicas, métodos y materiales de enseñanza novedosos, que seguramente le permitirán obtener una acreditación académica de alto nivel.

3. Independencia: Generalmente las personas que estudian en el exterior ganan independencia, son más capaces de auto gestionarse, completar proyectos por sí mismos, crecer y desarrollarse autónomamente. Muchos estudiantes que deciden estudiar en el extranjero están dejando su hogar por primera vez y esta vivencia también fomenta en ellos la confianza y autosuficiencia necesarias para desenvolverse en el país de acogida.

4. Adoptar una nueva cultura: La inmersión cultural que se vive al estudiar en el exterior aporta distintas ideas y perspectivas sobre la vida, historia, creencias y la forma como una sociedad hace las cosas. Interactuar con trasfondos culturales, costumbres, tradiciones y ambientes sociales distintos, generalmente es una experiencia positiva que amplia nuestra mente y nos aporta una mejor comprensión y apreciación de la gente del país de acogida y de las diferencias o similitudes con nuestro país de origen.

5. Habilidades lingüísticas: Una de las mejores maneras de aprender o perfeccionar un nuevo idioma es estudiando en el exterior, pues esta experiencia le brindará la oportunidad de sumergirse completamente en esa lengua a través de su día a día.

Consejos
Infórmese, aprenda algo sobre su país de destino antes de la llegada

Aprenda el idioma y la cultura de su país anfitrión mientras usted vive allí

Esté abierto a nuevas experiencias

Esté preparado para hacer las cosas por su cuenta

Trate de integrarse

Asuma la aventura y diviértase

 6. Oportunidades de carrera: Al terminar su programa de estudios usted regresará a su hogar con nuevas perspectivas culturales, habilidades lingüísticas, buena educación y buena disposición para aprender.

Pero, además, esta experiencia, que tiende a ser bien valorada por los empleadores potenciales, suele revalorizar su currículum vitae, al entenderse que al haber vivido y estudiado en el exterior usted posee cualidades valiosas para el entorno laboral como: independencia, iniciativa y resiliencia. Esta experiencia demuestra también, que usted no teme a los retos y tiene capacidad de adaptación.

7. Nuevos intereses: Estudiar en el exterior le brindará la oportunidad de descubrir nuevas actividades, deportes e intereses que usted no hubiese descubierto si se hubiese quedado en casa, porque eran inaccesibles o sencillamente no existían en su entorno. Vivir en el exterior también le permitirá descubrir nuevos talentos, descubrir juegos, películas, bailes, discotecas, conciertos y muchas nuevas formas de entretenimiento.

8. Amigos para la vida: Uno de los mayores beneficios de estudiar en el exterior es la oportunidad de establecer relaciones duraderas y hacer nuevos amigos de diferentes orígenes y para toda la vida. Después de terminar el programa de estudios en el extranjero es importante que se mantenga el contacto con sus amigos internacionales, porque además de recompensar a nivel personal, ellos podrían ser claves en su camino profesional en el futuro.

9. Desarrollo personal: Estudiar en el extranjero pone de manifiesto una serie de nuevas habilidades como la autonomía, la curiosidad, el deseo constante de aprender y experimentar situaciones nuevas, pero, ante todo, le dará la oportunidad de descubrirse y conocerse a sí mism@. Y es que, aunque enfrentarse a un nuevo país por sí mism@, a veces puede ser abrumador, la capacidad para adaptarse a diversas situaciones y resolver problemas, son parte de la ganancia que deja esta valiosa experiencia.

10. Admisiones a escuelas de posgrado: Quien estudia en el exterior suele demostrar amplitud respecto a la diversidad, que no tiene miedo de buscar nuevos retos o ponerse en situaciones difíciles, así como su alto compromiso con su educación. Por eso, para las escuelas de posgrado que buscan candidatos que aporten un aspecto único a su universidad, quienes han estudiado en el exterior son una buena apuesta porque han demostrado que tienen la curiosidad y perspicacia educativas para ser líderes en una escuela de posgrados.

11. Experiencia de vida: Para la mayoría de los estudiantes esta puede ser la única oportunidad que tengan de residir en el exterior por un largo período de tiempo, así como una oportunidad para viajar y aprender sobre nuevas culturas. Estudiar en el extranjero es una experiencia única, divertida, que ampliará su perspectiva de vida y además, le dejará un montón de historias que contar cuando regrese a casa.

Y tú, ¿hás estudiado en el exterior?, ¿tu experiencia fue positiva?, ¿qué otras ventajas podrías mencionar?. Me encantaría leerte en los comentarios.