Las elecciones ponen a prueba el modelo de Estado en Colombia

Líderes opinión Colombia
De izq a der. los periodistas colombianos: Darío Arizmendi, María Jimena Duzán, Martha Ortiz, Claudia Gurisatti y Juan Carlos Iragorri

Por: Soraya Carvajal B.

Cuatro de los más influyentes periodistas colombianos analizaron la situación actual del país en la jornada “Actualidad Política en Colombia”, celebrada en el marco del I programa de Líderes Colombia, organizado por la Fundación Consejo España Colombia, en la Casa de América, en Madrid.

En el evento, los comunicadores expresaron que, aun cuando faltan más de tres meses para la primera vuelta de las elecciones presidenciales, las encuestas que vienen realizando los diferentes medios empiezan a mostrar algunas tendencias entre las que destacan: un alto porcentaje de voto en blanco, que expresaría la indecisión de gran parte del electorado; la desconfianza y el rechazo hacia la clase política tradicional colombiana,  el surgimiento con fuerza de nuevas opciones políticas, como Gustavo Petro (izquierda) y Sergio Fajardo (Coalición de centro-izquierda), entre otros aspectos.

Darío Arizmendi, director del programa 6AM de Caracol (Grupo Prisa), cuestionó la fiabilidad de las encuestas, al asegurar que todos los sondeos que se realizaron antes del plebiscito para aprobar los Acuerdos de Paz con las Farc, se equivocaron, pues aseguraban que ganaría la opción del Sí y finalmente ganó el No.

Para Arizmendi la clave está en que el colombiano es “prevenido, desconfiado, tiene la malicia indígena y no dice siempre la verdad, porque le da miedo, porque tenemos una larga historia de violencia, entonces mucha gente dice lo contrario a lo que está pensando realmente”.

El periodista consideró que en el próximo proceso electoral será decisivo el papel que pueda jugar la problemática de Colombia con Venezuela, pues recordó que el presidente Maduro, “en una estrategia perfectamente calculada” convocó elecciones para el 22 de abril. Además, miles de venezolanos están entrando diariamente al país, creando un problema enorme, “porque si Colombia no tiene la infraestructura en educación, salud y vivienda para atender las necesidades de los propios colombianos, menos la va a tener para atender lo que se está presentando en la frontera común, una frontera de 2550 km, con unas condiciones muy complejas, una zona susceptible al contrabando, paramilitarismo, al tráfico y a los grupos al margen de la ley, de lado y lado”.

Arizmendi recordó que en Venezuela viven 5 millones de colombianos que están regresando al país, además, se calcula que 500 mil venezolanos pueden haber ingresado a territorio colombiano y, aunque se dirijan a Ecuador, Perú o Chile, sí hacen tránsito por Colombia.

Para este comunicador, lo que dicen las encuestas es que la corrupción, el mal gobierno, las malas prácticas y la falta de un liderazgo confiable están ocasionando que los colombianos ya no crean en el sistema tradicional, en los gobiernos o en los líderes políticos.

En su opinión, además, las elecciones que se avecinan van a estar marcadas más que por lo rural, por lo urbano, pues “Colombia es un país de ciudades”. Sin embargo, aseguró que la verdadera encuesta para las presidenciales, será el 11 de marzo, día en que se elige el nuevo Congreso de Colombia, y se medirá el poder político específico de los distintos aspirantes a la presidencia.

Arizmendi considera que la presidencia colombiana se definirá entre los candidatos, Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Germán Vargas Lleras y el aspirante que salga elegido entre de la coalición entre el Uribismo y el Pastranismo (Martha Lucía Ramírez o Iván Duque), pero cree que, aunque en la primera vuelta presidencial pudiese haber un voto finish, en caso de pasar Petro a la segunda vuelta, el resto de aspirantes se unirán en favor del candidato oponente.

“Lo que dicen las encuestas es que la corrupción, el mal gobierno, las malas prácticas y la falta de un liderazgo confiable están ocasionando que los colombianos ya no crean en el sistema tradicional, en los gobiernos o en los líderes políticos”

María Jimena Duzán, por su parte, afirmó que, aunque las encuestas no siempre dicen la verdad, son una foto de un momento específico. En su opinión es destacable que, aunque se suponía que estas elecciones iban a ser una reedición del plebiscito, “la pelea entre el Sí y el No, es decir, entre los Uribistas y Humberto de la Calle, como defensor del proceso de Paz, ninguna de estas dos opciones destaca especialmente en las encuestas.

Para Duzán en Colombia hay nuevos ciudadanos y nuevos poderes y, en su opinión, el cambio se expresa en que la mayoría de la gente se ha cansado de la dicotomía entre Sí y el No, y “el acuerdo de Paz, pese a todos sus problemas, ha producido una nueva agenda que plantea reformas que tienen que ver con el agro, con lo pensional, con muchos temas que se han quedado atrasados, (…) por eso están funcionando Gustavo Petro y Sergio Fajardo”.

La analista política considera que el éxito del discurso de Petro obedece a que el candidato de Colombia Humana ha hecho propio el tema de las reformas que el gobierno de Juan Manuel Santos no pudo hacer, dada la poca maniobrabilidad que tenía en el Congreso, y que quedarán en manos del gobierno siguiente.

Santos deja un 20% del acuerdo (de Paz) hecho y el otro 80%, que son las reformas del Estado que desde hace 80 años estamos intentando hacer, las deja al próximo presidente (…) parece así que el tema de debate es quién quiere reformas y quién no”, agregó.

Al ser preguntada sobre el papel que el “castrochavismo” (término acuñado por sectores de la derecha colombiana para atacar a los rivales políticos) pudiese jugar en Colombia, la columnista de la Revista Semana, señaló que esa fue una fake news, que funcionó para el plebiscito, pero destacó que “el voto religioso, el voto cristiano fue el que le dio el triunfo a la opción del No, porque fueron votos de opinión y sin la participación de la iglesia católica y las iglesias evangélicas no hubiese ganado el No”.

Sin embargo, Duzán considera que, al elector colombiano del común, no le importa, no le toca el castrochavismo, sino los problemas que tiene a diario. Por eso, desde su perspectiva, lo realmente importante es la capacidad del gobierno y del Estado colombiano para acometer las reformas sociales necesarias para el país.

“Desde la órbita Uribista estas son reformas “castrochavistas” y desde la órbita de Fajardo y Petro son reformas que necesita el Estado, son reformas modernas, que van a sacar al país del siglo XIX al siglo XX y para así poder llegar al siglo XXI en términos de desarrollo sobre todo rural. Pero si el próximo gobierno, el que sea, no acomete esas reformas necesarias, yo sí creo que la posibilidad de que una persona como Petro llegue al poder es muy alta en un futuro”.

Por su parte, Martha Ortiz, directora del periódico El Colombiano, afirmó que a nivel global la política cambió, pero que lamentablemente, muchos políticos no se han dado cuenta de eso. “En el caso de Colombia que es un país de un tamaño considerable, el Estado ha estado ausente en muchas partes del territorio y eso ha traído una cantidad de conflictos en le país, una cantidad de realidades y una deuda estructural que nos ha traído hasta acá”.

Ortiz considera que Colombia está mejor que hace diez años, pero sigue teniendo importantes deudas, pues la clase política ha hecho muchas promesas que no se ha cumplido y por eso, en la zona rural, a la gente no le importa mucho quien gane las elecciones.

La periodista aseguró además que “Humberto de la Calle, que parecía un candidato fuerte nunca despegó, Rodrigo Londoño (Timochenko), el candidato de las Farc, nunca despegó, pues la gente no considera que tenga los valores éticos y el conocimiento económico y político que el país necesita, además de eso en las encuestas aparece con un positivo muy bajo y un negativo muy fuerte”.

Ortiz también señaló que, en su opinión, la presidencia se dirimirá entre Fajardo, el candidato que salga de la coalición de Uribe-Pastrana, Petro y Vargas Lleras, aclarando que; en las encuestas, estos dos últimos tienen un positivo muy alto y un negativo muy alto, lo que en una posible segunda vuelta se traduciría en que “Petro uniría a toda la oposición”.

La periodista considera que en Colombia el descrédito de la clase política tiene a la gente protestando y cree que la política debería profesionalizarse. Pero también señaló que el país siempre le sorprende a la hora de votar porque “las maquinarias políticas existen, especialmente en las zonas rurales”.

Claudia Gurisatti, directora del Sistema Informativo RCN, expresó que el ciudadano colombiano está muy preocupado por temas de su vida cotidiana y por la corrupción, pues los escándalos recientes generan mucha indignación. Indicó que otro aspecto que preocupa a los colombianos es el tema de la salud, porque, aunque el Estado ha logrado ampliar la cobertura, “siendo Colombia hoy uno de los países con mejores niveles de cobertura en América Latina, esa cobertura no se corresponde con los índices de la calidad en la atención y hay muchas demoras para acceder a especialistas, a cirugías, etc.”

Gurisatti aseguró también que otro factor que preocupa a los colombianos es la inseguridad ciudadana, que ha crecido en los últimos meses y, aunque los homicidios han disminuido, “este problema es real” y no percepción como argumentan algunas veces las autoridades.

Para la directora de Informativos RCN, sí hay un efecto aglutinador de los candidatos y de sus posibles alianzas alrededor del tema del Plebiscito pasado, “porque ese es un tema que los colombianos tenemos metido en el alma, aún es muy reciente y porque durante los diálogos del proceso de paz, se generó una división, una polarización muy contundente, unas agresiones mutuas en lo verbal y estigmatizaciones muy profundas, y eso la gente sí lo vive, lo siente, eso existe y el debate está en la calle.(…) Además, el tema de la impunidad hasta ahora es una realidad y genera mucha indignación entre el colombiano del común, esperemos que la Justicia Especial para la Paz comience a funcionar con fuerza y el tema de la impunidad sea superado”, agregó.

Gurisatti también coincidió en que, ante las encuestas, mucha gente no dice lo que verdaderamente está pensando y cree que sigue ganando el voto en blanco porque hay mucha oferta de candidatos y la gente aún no lo tiene claro.

¿Castrochavismo, populismo o izquierda auténtica?

Para María Jimena Duzán uno de los problemas de la polarización es que todos los argumentos se vuelven insensatos. “Decir que el presidente Juan Manuel Santos es castrochavista es el chiste más grande que hay y una franja del Uribismo lo afirma (…), pero precisamente esos son los debates que la gente ya no quiere en Colombia”.

La politóloga afirmó que para explicar el fenómeno del auge de Petro hay que tener en cuenta que Colombia no está acostumbrada a tener candidatos de izquierda, lo que, en su opinión, era “una anomalía”.

“Nosotros hemos vivido 50 años de una guerra en la que izquierdista era casi peor que ser castrochavista, era una cosa impensable (…) Entonces, es un síntoma positivo, de que el país está cambiando, de que no nos estamos matando por ser de un color o de otro. Es un síntoma de que algo de ese acuerdo (de Paz), que tanto nos ha costado, se ha ido decantando en la parte de quitarle un arma a esta sociedad tan polarizada…Sin embargo los medios seguimos en la polarización, aunque la gente no la quiere más”.

Duzán considera que, para la democracia colombiana, es positivo que un candidato de izquierda esté destacando en las encuestas. “Es un símbolo de madurez política del país, significa que hemos ido madurando en las instituciones”, pero también afirmó que ve un problema en el hecho de que los partidos políticos tradicionales estén desapareciendo, mientras que los nuevos aún se están creando.

La politóloga desestimó además los señalamientos a Gustavo Petro como “castrochavista”, pues en su opinión, es el primer candidato de izquierda fuerte, en los últimos 30 años y además eso coincide con el Acuerdo de Paz.

Al ser preguntada sobre si el “castrochavismo” podría llegar a Colombia, Duzán se refirió a una conversación sostenida con el general Jorge Enrique Mora, quien estuvo en la mesa de negociaciones del Acuerdo de Paz con las Farc, en La Habana, y que, en su concepto, refleja el temor que tienen muchas de las élites colombianas. “El general Mora me dijo ‘no tengo duda de que este proceso de Paz va a funcionar, pero el temor que tengo es que de aquí a diez años nos toque a nosotros, al Ejército Colombiano, defender un sistema corrupto, con unos partidos corruptos y ver como la izquierda se une y llega al poder, no con Timochenko, pero probablemente con una persona como Petro’.  Esa es una lectura que creo que es correcta y estoy de acuerdo con ella”, aseguró.

Por eso, en su opinión, lo preocupante es que los grandes partidos políticos no tengan un discurso reformista, porque el país durante 50 o 60 años no ha hecho las reformas que se deberían hacer, y hay una parte del acuerdo que no tiene nada que ver con las Farc, que sí está calando en la sociedad y eso se ve en las encuestas.

Darío Arizmendi, por su parte, aseguró que no quiere para Colombia un modelo de izquierda similar a la venezolana y afirmó que toma partido comprometido y abiertamente en ese sentido. En su opinión, la sociedad colombiana ha progresado, como lo expresan los índices de desarrollo económico y social, la pobreza extrema se ha reducido de manera notable, el país está cambiando con la infraestructura de vías de cuarta generación, ha mejorado el nivel de educación y la cobertura en salud alcanza al 98% de la población, así la calidad sea cuestionable.

“Con 50 millones de habitantes, que no es despreciable como mercado, con una clase media creciente, con un 68% de la población que tiene menos de 25 años y tiene avidez, ganas de progresar, talento, entonces tengo la sensación de que estamos partiendo de una Colombia distinta (…) No es la Colombia antigua, empobrecida, con una clase dominante, (es un país con) una empresa privada que se respeta, una seguridad jurídica y unas reglas de juego”, dijo.

En opinión de Arizmendi Colombia está en mora de hacer una reforma pensional, una tributaria menos gravosa para la inversión nacional y extranjera, pues cuatro reformas tributarias como las hechas en la actual administración, “no las aguanta nadie”. “Pero tengo la sensación de que estamos en una Colombia mejor, muy distinta, lo que se está haciendo en materia de pequeñas y medianas empresas es positivo. Yo soy un optimista irremediable y estoy seguro de que ni Petro ni ninguna persona de extrema izquierda llegará al poder en Colombia y Dios quiera que no esté equivocado”, aseguró.

“Si los políticos tradicionales no hacen lo que tienen que hacer, en términos de reformas estructurales, si no desarrollan el campo, la salud, todos los temas que conectan la Colombia rural y urbana, las posibilidades de que el populismo suba al poder en Colombia son muchas”

Para Martha Ortiz, Directora de El Colombiano, en el país se está imponiendo una tendencia que privilegia los estereotipos y estigmas a la hora de hacer política. En su opinión, además, tanto el presidente Santos como el expresidente Uribe fueron responsables de la forma como se manejó todo lo referente al plebiscito, “porque nosotros no estábamos firmando un Acuerdo de Paz, sino un acuerdo con las Farc, hay otra serie de situaciones en Colombia por las cuales los acuerdos están aún pendientes, pero en este caso todo se volvió una estrategia (en uno u otro lado) que contribuyó a estigmatizar a todo el mundo”

Para Ortiz el aspirante a la presidencia Gustavo Petro “empieza a polarizar, pero la estigmatización está a ambos lados”. En su opinión, el país está mejor y es importante la diversidad, “pero no me parece sensato que un candidato esté proponiendo una lucha de clases”.

Claudia Gurisatti a su vez, advirtió que, en su opinión, cualquier país es susceptible de caer en el populismo de derecha o izquierda, y que Colombia no es la excepción. Esta comunicadora también considera que la crisis que vive Venezuela jugará un papel importante en las elecciones colombianas, pues es una situación que los colombianos perciben cada día, especialmente quienes viven en la frontera, con cientos de venezolanos durmiendo en espacios públicos y las autoridades del país pidiendo asesoría para manejar la gestión humanitaria.

“El 80% de los colombianos quieren ayudar a los venezolanos “temporalmente”, pero sin darles un estatus (de residencia) permanente porque eso asusta mucho, porque las condiciones nuestras son bastante ajustadas como para ver que hay (recursos) para todo el mundo. Al tener tan de cerca esta situación creo que sí hay un temor o prevención”, agregó.

La directora de información de RCN desestimó el uso del término “castrochavismo” y manifestó que no está de acuerdo en que se utilice para estigmatizar a quien piensa direferente, pero sí se refirió al populismo como una amenaza en cualquier latitud. “¿Si llegó a Estados Unidos por qué no nos puede pasar a nosotros? (…) Lo peor que puede hacer una sociedad es pensar que el populismo no le va a llegar nunca, y si no nos organizamos como tejido social, no estaremos preparados para hacer que el populismo no llegue …más cuando hay una clase política tan deteriorada, tan cuestionada”.

Finalmente, Duzán insistió en que, “si los políticos tradicionales no hacen lo que tienen que hacer, en términos de reformas estructurales, si no desarrollan el campo, la salud, todos los temas que conectan la Colombia rural y urbana, las posibilidades de que el populismo suba al poder en un futuro en Colombia son muchas y creo que ese es el gran desafío y en eso sí debemos de estar muy atentos”.

Advertisements

¿Cuál es la imagen de las empresas españolas en Colombia?

Panel Colombia-Español2 (2) (Large)
De izq a der: Jaime Lacadena secretario general de la Fundación Consejo España-Colombia, María Jimena Duzán, Darío Arizmendi, Rafael Manzano y Claudia Gurisatti.

Por: Soraya Carvajal B

Que la relación bilateral España-Colombia goza de buena salud, que la inversión española sigue siendo fundamental en un país que actualmente vive un gran proceso de modernización y transformación en infraestructura, telecomunicaciones y tecnología; que quedan desencuentros jurídicos por superar y que las compañías ibéricas asentadas en el país sudamericano deberán asumir el reto de “comunicar más y mejor”, fueron algunas de las conclusiones que dejó el panel “Retos de la imagen de la empresa española en Colombia”, organizado por la Fundación Consejo España Colombia.

En este evento, celebrado en el marco del “Primer programa de Líderes Colombia” y que reunió a los periodistas y líderes de opinión colombianos María Jimena Duzán, Darío Arizmendi y Claudia Gurisatti, se dió a conocer que actualmente cerca de 600 empresas españolas están instaladas en Colombia, mientras que 700 más han hecho contactos con la Fundación, manifestando su interés de invertir en el país latinoamericano en los próximos años.

Así, ante un panorama inversor atractivo, Darío Arizmendi, director del programa 6am de Caracol Radio (Grupo Prisa), resaltó la necesidad de que las empresas extranjeras conozcan la sensibilidad e idiosincrasia del país para hacer su inversión efectiva. En este sentido recordó que Colombia es un país de 50 millones de habitantes, con una extensión que casi triplica a la de España, una infraestructura de carreteras deficiente, por los altos costes y las dificultades geológicas que comportan, y que poco a poco va superando un conflicto armado de cinco décadas.

El periodista agregó que actualmente Colombia cuenta con un 80% de aeropuertos “modernos, bien conectados y con todos los sistemas de seguridad necesarios” y una estructura de puertos competitiva. “El país progresa, en medio del posconflicto con las Farc, en medio de lo que significa tener unas bandas criminales dedicadas a la minería ilegal y al narcotráfico y una negociación compleja con el ELN, un grupo más fundamentalista, con una estructura más terrorista y urbana, similar a ETA”, agregó.

Arizmendi indicó, además, que, a diferencia de décadas anteriores cuando el país era muy cerrado y estaba poco habituado a las migraciones -algo que se evidencia en el bajo número de extranjeros residentes en comparación con otros países del entorno-, en los últimos años Colombia ha empezado a entender el impacto positivo que la inversión extranjera puede tener para su economía, la generación de empleo, el crecimiento y bienestar.

Ante los casos judiciales que han involucrado a empresas españolas como Electrificadora del Caribe, Electricaribe (filial eléctrica de Gas Natural Fenosa), e Interamericana de Aguas y Servicios SA, Inassa, (filial del Canal de Isabel II y propietaria de Triple A, la empresa de acueducto de Barranquilla y del Atlántico colombiano), Arizmendi reivindicó el papel de denuncia que cumplen los medios de comunicación afirmando que “cuando se han cometido errores por parte de algunas pocas empresas españolas en Colombia, que han tenido mucho ruido mediático aquí y allí, se dice, se analiza, no se excusa, no se encubre, se destapa, como tiene que ser, independientemente del origen de la empresa”.

Por su parte, María Jimena Duzán, columnista de la Revista Semana, expresó que “la inversión española en Colombia se siente mucho y ha transformado sectores como la banca, que era un monopolio, y la entrada de nuevos bancos ha mejorado los servicios bancarios”. La periodista destacó también que empresas españolas como Telefónica y BBVA, precursoras de la inversión en Colombia 20 años atrás, “entendieron que el valor del trabajo de los colombianos es importante y por eso acogen y contratan talento colombiano”.

Sin embargo, Duzán aseguró que el caso Electricaribe, empresa que provee energía a los 10 millones de habitantes del Caribe colombiano, una región caracterizada por una cultura de “no pago”, tuvo fuerte efecto político y social en el país porque la ineficiencia en la prestación del servicio dejo muertes.

“Mucha gente murió por problemas de conexiones, por problemas de voltaje, hubo mucha gente electrocutada y eso sí afectó la imagen de España y también afectó al gobierno colombiano (…) ese ha sido uno de los problemas más complicados y difíciles de manejar en cuanto a las reacciones y en los medios”, dijo.

Frente a Inassa, participada mayoritariamente por el Canal de Isabel II y propietaria de la empresa de acueducto Triple A, Duzán señaló que se da la paradoja de que la filial es una compañía exitosa, valorada positivamente por la gente del departamento del Atlántico y que la corrupción que ha afectado a la empresa -y que dejó sonoros titulares en los medios de comunicación-, no se trasladó a la prestación del servicio, evitando que hubiese un impacto social tan marcado.

A su vez, Claudia Gurisatti, directora del Sistema Informativo RCN, valoró positivamente la relación fraternal entre Colombia y España, país que, en su opinión, ha apoyado a Colombia en las buenas, en las malas y en los momentos turbulentos.

Para la periodista la relación bilateral Colombia-España “es muy buena, pero con momentos difíciles”. Sin embargo, considera que actualmente hay una necesidad mutua porque las multinacionales necesitan ampliar mercados y Colombia es un mercado muy interesante; mientras que para el país sudamericano las oportunidades son muy importantes, pues está en un momento histórico en materia de empleo, infraestructuras modernas, entre otros aspectos.

Para esta periodista es claro que la empresa española está cumpliendo un papel fundamental en el crecimiento de la economía colombiana, al ser el segundo inversor en 2017, por detrás de Estados Unidos, generar entre 50 y 60 mil empleos directos y cerca de 150 mil indirectos y aportar al PIB nacional.

Desencuentros

Gurisatti afirmó enfáticamente que tener disputas jurídicas y tribunales de arbitramento (Telefónica y Electricaribe) no le conviene a la economía colombiana ni a las empresas españolas, asegurando que lo ideal sería que los desacuerdos se resolvieran mediante diálogo y acuerdos.

A este respecto María Jimena Duzán expresó que ve necesario establecer nuevas pautas, porque la privatización de la justicia a través de los tribunales de arbitramento es un asunto complicado. En su opinión lo importante sería revisar, mejorar las negociaciones antes de llegar a tribunales de arbitramento. Hay que cuidarse mucho en cómo utilizar estos mecanismos de privatización de la justicia, sobre todo cuando en Colombia estamos en una etapa de expansión tan grande, agregó.

Respecto a Electricaribe Gurisatti manifestó que la compañía llegó a tener 100 horas de cortes de energía al año, afectando la vida cotidiana de la población, pero también a la industria, empresas, etc., generando un gran descontento y llevando a una intervención que no se había vivido nunca en el país.

Para la directora de información del RCN los casos de corrupción referentes a Electricaribe e Inassa se conocieron, además, en momentos de especial sensibilidad para la sociedad colombiana, porque coincidió con momentos en que en el país afloraban una serie de escándalos de corrupción que afectaban a distintas empresas y políticos (Odebrecht y otros) “y se tiene la sensación de que al país no le cabe un caso de corrupción más”.

Sobre el caso Electricaribe Duzán afirmó que, cuando la prestación de servicios públicos se mezcla con ineficiencia es muy complicado y perdemos todos. Este es un caso que no debe repetirse nunca más.

Aunque, los líderes de opinión rechazaron la idea de que la Marca España esté en riesgo en Colombia, Arizmendi señaló que lo que hay que exigirles a las empresas españolas que vayan a Colombia es que sean muy serias, responsables y transparentes, a la vez que resaltó que los beneficios económicos a los que tienen derecho son legítimos.

En contraste y como ejemplo de buenas prácticas, Gurisatti destacó el servicio de distribución del gas natural en Colombia, que tiene muy buena valoración y está calificado con buenos estándares de calidad.

Para esta comunicadora debería tenerse en cuenta que, mientras las empresas extranjeras que invierten en Colombia reclaman estabilidad jurídica, en un país que va camino de modernizarse en infraestructura, telecomunicaciones, tecnología, etc., la demanda de servicios públicos buenos y eficientes es cada vez más importante.

Deficiente comunicación

Los periodistas colombianos invitados al panel coincidieron en señalar la falta de una comunicación efectiva por parte de las empresas españolas instaladas en Colombia, que se ha hecho más evidente en los momentos de crisis y dificultades. “La desinformación genera confusión y ha habido una desinformación absoluta en los casos mencionados, que han generado caos, ruido, falsas noticias con respecto al gobierno y a las propias compañías”, dijo Arizmendi.

Los comunicadores también incidieron en que falta una posición más propositiva de las compañías españolas, independientemente de su tamaño, para dar a conocer lo que hacen, su trabajo, la responsabilidad social, RSC, o sus apuestas por la sostenibilidad, pues mucho de lo que hacen no se conoce en el país.

Como ejemplo señalaron que desconocían la importancia de Indra en América Latina y particularmente en Colombia, país donde la compañía tiene instalada una importante plataforma dirigida a toda la región, porque valora positivamente la calidad de los expertos colombianos en tecnología.

Hay miedo a contar con claridad lo que está sucediendo, hay miedo a la crítica y hay prevención frente a una mirada nacionalista que reduzca todo a que se trata de una nueva colonización de los europeos. Pero hay que romper con eso y tener mejores canales de comunicación. Una comunicación con menos prevención puede ser más eficiente y nos daría muchas más oportunidades de conocer y exponer otros argumentos de manera más tranquila”, indicó Gurisatti.

Presente y Futuro

Los panelistas coincidieron en la opinión de que hacer empresa en Colombia es difícil por el exceso de normatividad y trámites que entorpecen la actividad emprendedora. Como ejemplo señalaron que en los últimos 27 años en el país ha habido 14 reformas tributarias, generando inquietud entre los inversionistas. Por eso, afirmaron que las autoridades colombianas deben asumir el desafío y hacer una profunda revisión de la normativa, con el ánimo de aliviar los trámites y mejorar los parámetros para la inversión.

Duzán, a su vez, remarcó que España tiene un impresionante know how en los sectores hotelero, turístico, gastronómico e incluso en medios de comunicación, promoviendo la tolerancia y maduración del debate en términos democráticos; mientras que Colombia hoy ofrece muchas oportunidades para todos, con la ventaja de que culturalmente es un país muy parecido a España.

En este sentido, los tres líderes de opinión resaltaron que actualmente Colombia, con una previsión de crecimiento del 2,5% al 3%, una clase media creciente, una disminución notable de los índices de pobreza absoluta en el actual gobierno, con un ambicioso programa de infraestructuras viales 4G que -de completarse- transformará radicalmente al país y con un potencial humano enorme, es un centro de oportunidades para la inversión.

El pueblo colombiano es abierto, amable, servicial, colaborador, tiene muy buen concepto de los españoles trabajadores e innovadores, que recogen el elemento humano colombiano y trabajan codo a codo con él, se les tiene en muy buen concepto y son bienvenidos (…) Hay dificultades como en todas partes, pero allá pueden hacer empresa”, expresó Arizmendi.

Finalmente, los periodistas desestimaron la posibilidad de que las empresas extranjeras puedan jugar un papel relevante en las elecciones de Congreso y Presidente que se avecinan en Colombia, pues recordaron que el caso Odebrecht, que significó un terremoto político en el país y en América Latina, llevó a la creación de una nueva normativa que apunta a hacer visible y a limitar la participación económica de los empresarios (siempre a título personal) en las campañas políticas, so pena de efectos penales en caso de ilegalidades.

Sin embargo, advirtieron que el riesgo es que aumente la presencia de dinero negro, dinero en efectivo, en las dichas campañas y puntualizaron que lo que el país necesita hoy es mayor sanción social hacia los políticos investigados e implicados en casos de corrupción, especialmente hacia aquellos cuyos familiares están en listas de elegibles al próximo Congreso.

Cultura, historia, naturaleza, entre las ofertas turísticas de Colombia

Colombia
Cartagena de Indias, Colombia. Getty

Cultura, gastronomía, historia, naturaleza, color, café y vida rebosante ahora que el país respira paz. Y música, mucha música. Eso es Colombia, una tierra en la que bullen más de 1.000 ritmos diferentes enclavados en unos 150 géneros. ¿Existe algún punto en común ante tal diversidad? Sí: ese algo llamado sabrosura, un espíritu difícil de explicar que impregna los sonidos de la nación y enorgullece a sus habitantes. Y que descubre un territorio por explorar al visitante, que ha de llegar con el oído abierto y el corazón despejado. Así podrá disfrutar de los tambores, violines, marimbas y gaitas que dibujan sus regiones, y experimentará el compás de la cumbia, la salsa y el vallenato, un legado cultural que contiene estilos y elementos declarados patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Unesco. Seguir Leyendo

Las cifras confirman el ascenso del turismo en Colombia

Aves
Avistamiento de aves, una de las propuestas turísticas en Colombia. Foto: Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Los acuerdos de paz han dinamizado la industria turística del país. Durante el año pasado, 3’344.382 viajeros ingresaron al país, según Migración Colombia, lo que representa un crecimiento de casi 20 por ciento con respecto al 2016.

La cifra no es para menos: supera la media mundial que está por el orden del 4 por ciento, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo. Este crecimiento acelerado tuvo también un importante impacto económico: el turismo se convirtió en el segundo generador de divisas del país. El 2017, sin duda, fue un año dorado para la industria.

La aparición de destinos colombianos en publicaciones como The New York Times o el diario holandés Telegraaf son prueba de esta transformación. “Ya no estamos en la lista negra de destinos. Ahora somos un país que se puede visitar. Sabemos que hay retos en materia de seguridad, pero el Gobierno no ha bajado la guardia para resolverlos y seguimos consolidando el fin del conflicto para brindar cada vez más garantías a turistas nacionales y extranjeros”, dijo María Lorena Gutiérrez, ministra de Comercio, Industria y Turismo. Seguir leyendo

Medellín, Barranquilla y Bogotá acogerán la “I Feria Estudiar en España”

Las ciudades colombianas de Medellín, Barranquilla y Bogotá acogerán la I Feria Estudiar en España, una iniciativa promovida por el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (Sepie) y organizada por Ifema, el 13, 15 y 17 de marzo.

Según ha informado Feria de Madrid, esta iniciativa cuenta con el apoyo de Colfuturo, organización colombiana dedicada a promover, orientar y financiar estudios de posgrado en las mejores universidades del mundo.

El evento se desarrollará en las principales ciudades de Colombia, con la colaboración de la Universidad Eafit de Medellín el 13 de marzo; la Fundación Universidad del Norte, en Barranquilla, el 15 de marzo y el Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos, en Bogotá, el 17 de marzo, centro este último vinculado a la Embajada de España en Colombia y donde se realizan las Pruebas de acceso a las universidades españolas.  Seguir leyendo

 

Propósitos de año nuevo vs Miedo al éxito

writing-828911_1280 (Medium)Con la llegada del 2018 casi todos, en mayor o menor medida, tendemos a crear o al menos pensar en nuestros propósitos de año nuevo: Conseguir un nuevo y mejor empleo, mejorar nuestra salud, hacer más deporte, pasar más tiempo de calidad con la familia, ahorrar para hacer un viaje, mejorar en los estudios, ser más creativos, entre otras mil ideas.

Sin embargo, con el paso del tiempo, por falta de compromiso, de dedicación, de organización o por dificultades varias, los vamos dejando de lado, descarrilando nuestras ambiciones.

Según los estudiosos de los cambios de actitudes, hay dos desvíos comunes que la personas tendemos a hacer antes de empezar a fijar nuestros propósitos de Año Nuevo. Primero, pensamos en lo que debemos hacer, en lugar de lo que realmente queremos hacer. En segundo lugar, pensar en lo que deberíamos dejar de hacer, más que en lo que queremos lograr.

Para tener éxito al abordar cualquier cambio primero es importante desearlo de verdad, venciendo el miedo que el cambio mismo suele producir, asumiendo que el cambio, a más corto o largo plazo, simplemente es inevitable.

Esto puede significar hacer pequeños ajustes diarios a los horarios y planes, la adopción ocasional de nuevos hábitos y habilidades, o cambios monumentales de identidad y propósito en la vida. Es inútil aferrarse a todo lo familiar, ya sea bueno o malo, pues eso sólo creará más dolor y agotamiento. Es necesario desarrollar una mentalidad de apertura, curiosidad y acción en lugar de cualquier apatía, terquedad o temor persistente.

La otra parte del reto consiste en derrotar nuestro miedo, consciente o inconsciente, al éxito, más común de lo que se cree, y que puede hacernos perder muchas oportunidades, pues cuando tenemos demasiado miedo de arriesgarnos y avanzar en nuestras metas -consciente o inconscientemente- nos quedamos atascados en un solo lugar y ni avanzamos ni retrocedemos.

La psicóloga Matina Horner diagnosticó por primera vez el miedo al éxito a principios de la década de 1970 y desde entonces, diferentes investigadores han constatado que el miedo al éxito, que se da entre hombres y mujeres, es muy similar al temor al fracaso y se caracteriza por pensamientos y temores como:

  • Sentirnos culpables por cualquier éxito que tengamos, no importa cuán pequeño sea, porque nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo no han tenido el mismo éxito.
  • No contarle a los demás nuestros logros.
  • Evitar, aplazar, procrastinar.
  • Comprometer nuestras propias metas o agenda para evitar conflictos en un grupo, o incluso conflictos dentro de nuestra familia.
  • Auto-sabotaje a nuestro trabajo o sueños convenciéndonos de que no somos lo suficientemente bueno para alcanzarlos.
  • Sentir, aunque sea de forma inconsciente, que no merecemos disfrutar del éxito en nuestra vida.
  • Creer que, si logramos el éxito, no podremos sostenerlo. Con el tiempo fallará y acabaremos en un lugar peor que donde empezamos. Así que piensa, “¿por qué, para qué, molestarme?”

Los nuevos retos, desafíos y comienzos pueden ser experiencias estresantes para todos, pero sin duda, comprometiéndonos, creyendo en nosotros mismos, con una firme determinación, decisión y voluntad de abrazar el cambio será mucho más probable que cumplamos nuestras metas y alcancemos nuestros propósitos.

Logros y retos del español

En 2016 se registra que el 7,8% de la población mundial habla español y más de 472 millones de personas tienen el español como lengua materna.

Las cinco lenguas más habladas en el mundo. La evolución demográfica del chino, el inglés, el español, el hindi y el árabe entre 1950 y 2050 refleja un descenso en la proporción de hablantes nativos de chino e inglés. Por el contrario, el español y el hindi registran un aumento moderado pero continuo de hablantes. El árabe presenta un mayor crecimiento relativo pese un nivel menor de uso.

Crecimiento previsto del español. La comunidad hispanohablante seguirá creciendo para situarse en el año 2050 en los 754 millones de personas, con distinto grado de dominio de la lengua.

Activo económico y herramienta útil. Crece el peso del español como lengua internacional: ya no es visto únicamente como una vía de acceso a una cultura de primer orden, sino también como un activo económico en toda regla y como una herramienta muy útil en los terrenos comercial y diplomático.

Estados Unidos. En 2060 será el segundo país hispanohablante del mundo después de México. Según prevé la Oficina del Censo, los hispanos serán 119 millones en 2060. Es decir, más del 28% de la población estadounidense será hispana, casi uno de cada tres residentes.

Más información en el El español, una lengua viva.