Al alquilar una vivienda tenga en cuenta esto…

 

ipad-632394__480 (Large)Alquilar un piso o habitación en grandes ciudades de España puede ser un complejo reto por la alta competencia, especialmente en los sectores más demandaos. Por eso, tenga en cuenta estas recomendaciones:

Contactar con el/la anunciante en las primeras horas después de la publicación del anuncio es clave para tener éxito, porque la demanda en ciudades como Madrid y Barcelona es grande, llegando en ocasiones a ser casi que una competencia. Estudios del sector inmobiliario indican que un particular que cuelga un anuncio en una plataforma recibe de media 26 llamadas de interesados antes de que el mismo sea eliminado, y que los anunciantes solo prestan atención a los primeros 19 contactos, a partir de ese punto dejan de responder llamadas.

De la misma manera, intente adelantar la cita para visitar la vivienda. Si sabe que la suya no está entre las primeras, corrobore previamente con el casero la fecha y hora de la cita antes de asistir, así evitará perder el tiempo si la vivienda ya ha sido alquilada.

Vaya a la cita con los documentos necesarios (Fotocopias del DNI, contrato de trabajo, nóminas, etc.) en caso de que se dé la oportunidad de cerrar el contrato.

Durante la visita verifique si la vivienda está limpia y bien pintada. Compruebe con detalle que las puertas y ventanas no dejan pasar corrientes, frío, ni agua.

Revise las persianas (que suban y bajen bien), también enchufes, bombillas y fusibles; verifique que grifos, duchas y radiadores funcionen bien y no goteen, y qué nivel de ruido exterior que se filtra en la estancia.

Debes saber que la mayoría de los contratos incluyen el pago de una fianza (como garantía ante posibles daños y/o impagos), pero también, es frecuente que incluyan cláusulas adicionales contra los morosos y/o los impagos.

Haga fotos de cómo recibe la vivienda y deje por escrito cómo deberá entregar el piso, esto puede servirle como garantía al momento de recuperar la fianza.

Los propietarios también pueden incluir cláusulas que especifiquen aspectos como: las normas de la comunidad de vecinos, horarios y ruido, prohibición de fiestas, de mascotas o de fumar en la vivienda, así como el límite en la estancia de invitados en la vivienda. Los contratos de arrendamiento también pueden incluir que un incumplimiento reiterado de las normas puede conllevar desahucio forzoso.

En los casos de alquiler a estudiantes es frecuente pedir un aval personal o bancario de los padres, estableciendo su responsabilidad solidaria en el pago de la renta, gastos asociados y posibles daños ocasionados. Recuerde que La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) ampara a los propietarios y les permite solicitar una declaración de la renta, el contrato o cualquier medio que le permita valorar la solvencia de los progenitores.

Finalmente, cabe mencionar que, entre los motivos para decantarse por una u otra persona, los propietarios confiesan que las dos principales razones son las buenas sensaciones personales, la seguridad económica y que el posible inquilino cuente con referencias personales.

Y en Colombia tenga en cuenta…

En Colombia muchos propietarios recurren a una inmobiliaria para que actúe como intermediaria en el arrendamiento de casas y apartamentos, y así evitar problemas de impagos de alquileres, de servicios públicos o los daños a la propiedad.

 En el mercado de alquileres colombiano existen dos figuras claves, sin las que es casi imposible alquilar una vivienda: el fiador y el codeudor, que son exigidos por la mayoría de los propietarios y/o inmobiliarias como garantía ante morosos e incumplimientos.

El codeudor está definido como alguien que comparte la deuda. Por lo que si usted es codeudor de un arrendatario (el que paga el alquiler) pueden embargarle (cuentas, salario, etc.), al mismo tiempo que a él/ella, en caso de incumplimiento de pago. Por otro lado, tiene derecho a ocupar el inmueble.

El fiador es una garantía un poco menos severa que la del codeudor, pues tan solo pueden aplicarle medidas legales para que pague las deudas después de que el arrendatario demostrara que no puede pagar (después de embargarlo, mirando saldos en sus cuentas, etc.). En este caso no existe el derecho a ocupar el inmueble.

Aunque el fiador es la figura más utilizada, el arrendador puede exigirle cualquiera de estas garantías (o ambas dependiendo qué tan estricto sea). Por esto, antes de buscar una vivienda asegúrese de tener a alguien de confianza para que le sirva de respaldo. Para los más jóvenes, es común que los padres sean la figura de garantía.

Recomendaciones para alquilar vivienda en España o Colombia

Una vez llegues a tu nuevo destino en el exterior, y en caso de que decidas vivir por tu cuenta, una de tus principales prioridades será la consecución de una vivienda.

Es casi seguro que en un comienzo desees encontrar un piso/apartamento bonito, bien ubicado, cercano a los principales sitios de interés y con un alquiler económico, algo que será bastante improbable, pues un lugar que reúna todas estas características seguramente será costoso, especialmente en las grandes ciudades, lo que te llevará a ajustar tus expectativas con la realidad de lo que estás en capacidad de pagar.

Sin embargo, es recomendable que antes de iniciar tu viaje comiences a investigar acerca del mercado inmobiliario de tu nueva ciudad, a través de agencias inmobiliarias, páginas webs de sitios de alquiler, foros de expatriados, etc.

Además, respecto a la situación de alquiler de vivienda en España y Colombia, es importante que tengas en cuenta aspectos como:

España

El alquiler de una vivienda debe estar regido por un contrato firmado por las partes implicadas y debe detallar los derechos y obligaciones de propietarios e inquilinos.

Para el alquiler de un piso completo, los propietarios usualmente solicitan contrato de empleo, nóminas, declaración de la renta, saldo bancario u otro documento que demuestre la solvencia del inquilino. Además, suelen pedir uno o dos meses del alquiler como fianza/depósito y establecen la duración mínima del contrato (si no se acuerda un plazo, la ley española entiende que éste es de un año).

El alquiler generalmente incluye los gastos de comunidad/administración, limpieza de zonas comunes, portería, entre otros, mientras que los suministros de agua, electricidad, internet, etc., le corresponden al arrendatario.

Previamente debes consultar si el piso está amueblado o no, cómo es el servicio de gas, cuál es el sistema de calefacción, si la vivienda tiene servicio de internet o deberás contratarlo por tu cuenta, quién se encarga de las reparaciones, entre otros aspectos.

También, es recomendable comprobar las instalaciones de fontanería, electricidad, la presión de agua caliente, el estado de los electrodomésticos y de las persianas y recoger por escrito el estado en el que se encuentra la vivienda o habitación que vas a alquilar.

Si se trata de un piso/apartamento compartido con otras personas debes aclarar cuántas personas residen en la vivienda, cómo se dividen los gastos de luz, agua, calefacción, internet, etc; cuáles son las principales normas de convivencia, cuáles son las edades, ocupaciones y hábitos de los otros inquilinos, a fin de intentar establecer compatibilidades y posibles incompatibilidades.

Además, debes tener en cuenta que si el arrendatario quiere rescindir el compromiso adquirido tendrá que avisarte 30 días antes y si tu deseas dejar la vivienda, también deberás comunicárselo al propietario con 30 días de antelación.

Cuando el inquilino se marche recibirá la devolución de la fianza/depósito que entregó al propietario, siempre y cuando se constate que el inmueble ha quedado en buen estado y no hay deudas con las compañías de suministros.

Colombia

En Colombia la Ley 820 de 2003 regula el régimen de arrendamiento de vivienda urbana y consagra los derechos y obligaciones de arrendatarios en inquilinos. Esta norma también rige qué uso se le va a dar al inmueble, la duración del contrato, los términos del mismo, etc.

Ten en cuenta que para alquilar una vivienda en Colombia deberás proveer y acreditar información financiera, laboral y personal a la agencia inmobiliaria o al propietario de la vivienda, en caso de que se trate de una negociación directa.

Así, el inquilino deberá presentar su documento de identificación, estados de cuenta, extractos o certificados bancarios. Además, para acreditar la solvencia económica, los arrendatarios también suelen solicitar un certificado laboral donde conste el nombre de la empresa, cargo, salario, tiempo de servicio y las tres últimas nóminas del arrendatario.

En Colombia los propietarios suelen pedir un avalista/codeudor, quien también debe acreditar ingresos suficientes para asumir el pago del alquiler, en caso de ser necesario, y también se exige uno o dos meses de alquiler como fianza/depósito.

La ley 820 de 2003 contempla que, entre las obligaciones del inquilino están: pagar oportunamente el canon de arriendo como queda estipulado en el contrato, velar por el inmueble, el mantenimiento y el uso normal del mismo y hacer los arreglos correspondientes, si se presentan daños ocasionados por el mal uso de la vivienda.

Cualquiera que sea tu caso, recuerda que los expertos recomiendan comprobar que quien alquila la vivienda es realmente el/la propietari@ de la misma (a través de una nota simple solicitada en el registro de la propiedad) para evitarte malas experiencias y también aconsejan no destinar más del 35% de tus ingresos netos al alquiler, teniendo en cuenta que también deberás asumir los costes de agua, electricidad, internet, gas, etc.

¿Te has enfrentado a la búsqueda de vivienda en el exterior? ¿Qué consejo le darías a quien deba asumir esta experiencia?.