Propósitos de año nuevo vs Miedo al éxito

writing-828911_1280 (Medium)Con la llegada del 2018 casi todos, en mayor o menor medida, tendemos a crear o al menos pensar en nuestros propósitos de año nuevo: Conseguir un nuevo y mejor empleo, mejorar nuestra salud, hacer más deporte, pasar más tiempo de calidad con la familia, ahorrar para hacer un viaje, mejorar en los estudios, ser más creativos, entre otras mil ideas.

Sin embargo, con el paso del tiempo, por falta de compromiso, de dedicación, de organización o por dificultades varias, los vamos dejando de lado, descarrilando nuestras ambiciones.

Según los estudiosos de los cambios de actitudes, hay dos desvíos comunes que la personas tendemos a hacer antes de empezar a fijar nuestros propósitos de Año Nuevo. Primero, pensamos en lo que debemos hacer, en lugar de lo que realmente queremos hacer. En segundo lugar, pensar en lo que deberíamos dejar de hacer, más que en lo que queremos lograr.

Para tener éxito al abordar cualquier cambio primero es importante desearlo de verdad, venciendo el miedo que el cambio mismo suele producir, asumiendo que el cambio, a más corto o largo plazo, simplemente es inevitable.

Esto puede significar hacer pequeños ajustes diarios a los horarios y planes, la adopción ocasional de nuevos hábitos y habilidades, o cambios monumentales de identidad y propósito en la vida. Es inútil aferrarse a todo lo familiar, ya sea bueno o malo, pues eso sólo creará más dolor y agotamiento. Es necesario desarrollar una mentalidad de apertura, curiosidad y acción en lugar de cualquier apatía, terquedad o temor persistente.

La otra parte del reto consiste en derrotar nuestro miedo, consciente o inconsciente, al éxito, más común de lo que se cree, y que puede hacernos perder muchas oportunidades, pues cuando tenemos demasiado miedo de arriesgarnos y avanzar en nuestras metas -consciente o inconscientemente- nos quedamos atascados en un solo lugar y ni avanzamos ni retrocedemos.

La psicóloga Matina Horner diagnosticó por primera vez el miedo al éxito a principios de la década de 1970 y desde entonces, diferentes investigadores han constatado que el miedo al éxito, que se da entre hombres y mujeres, es muy similar al temor al fracaso y se caracteriza por pensamientos y temores como:

  • Sentirnos culpables por cualquier éxito que tengamos, no importa cuán pequeño sea, porque nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo no han tenido el mismo éxito.
  • No contarle a los demás nuestros logros.
  • Evitar, aplazar, procrastinar.
  • Comprometer nuestras propias metas o agenda para evitar conflictos en un grupo, o incluso conflictos dentro de nuestra familia.
  • Auto-sabotaje a nuestro trabajo o sueños convenciéndonos de que no somos lo suficientemente bueno para alcanzarlos.
  • Sentir, aunque sea de forma inconsciente, que no merecemos disfrutar del éxito en nuestra vida.
  • Creer que, si logramos el éxito, no podremos sostenerlo. Con el tiempo fallará y acabaremos en un lugar peor que donde empezamos. Así que piensa, “¿por qué, para qué, molestarme?”

Los nuevos retos, desafíos y comienzos pueden ser experiencias estresantes para todos, pero sin duda, comprometiéndonos, creyendo en nosotros mismos, con una firme determinación, decisión y voluntad de abrazar el cambio será mucho más probable que cumplamos nuestras metas y alcancemos nuestros propósitos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s