Cómo Colombia, una día consumida por la violencia, se convirtió en su próximo destino

Traveler1
Getty. Más que ninguna otra ciudad de Colombia, Medellín ha experimentado una notable transformación en los últimos 30 años.

Artículo tomado de Condé Nast Traveler, versión original en inglés. Traducción: Esconexion

Por: Sebastian Modak

Luego de un histórico acuerdo de paz, Colombia ahora trabaja para deshacerse de una reputación reforzada por décadas de prensa negativa.

En 2008, la junta de turismo de Colombia lanzó una serie de comerciales promocionando las maravillas naturales y culturales del país. En ellos, los visitantes y lugareños, con acentos específicos de las regiones de todo el país, hablan con entusiasmo acerca de la hospitalidad y el clima, a medida que se desarrolla un montaje de océanos, selvas y centros urbanos bulliciosos. Cada uno de los comerciales cierra con un hombre que dice con una sonrisa, “El riesgo es que te quieras quedar “.

En ese momento, en los últimos momentos de un conflicto civil que se remonta a por lo menos 50 años atrás, el juego de Colombia sobre el riesgo -esta autoconciencia- era quizás necesario. Muchos extranjeros desconfiaban entonces del país como destino turístico, y las imágenes de ciudadanos sonrientes, improvisadas fiestas de salsa en la calle y playas prístinas estaban en desacuerdo con los campos de coca y las bolsas de cadáveres que se mostraban en las noticias nocturnas.

Creciendo en el comienzo de los años 90, le diría a la gente de mi herencia colombiana, sólo para recibir una referencia guiñada a la cocaína como respuesta, sin importar dónde estuviera en el mundo -Indonesia, Botswana, India, Estados Unidos. Debido a la forma en que Colombia y el narcotráfico fueron de la mano en la pantalla grande, era una broma supuestamente divertida – de hecho, todavía es una asociación perpetuada hoy en día (ver: Narcos de Netflix). Sin embargo, es una broma a la que mis familiares y yo -que, en gran parte, abandonamos el país en los años setenta y ochenta debido a la violencia política y relacionada con las drogas- no encontramos nada gracioso.

Al crecer, mis abuelos hablaron de Medellín, su ciudad natal, con el tono sepia de algo perdido hace mucho tiempo. Durante la mayor parte de mi infancia, sólo visité esporádicamente, constantemente consciente de que había partes fuera de los límites, incluso para nosotros, debido a la violencia impredecible pero generalizada que consumía regiones enteras. No estoy solo: cada colombiano que he conocido, ya sea en el país o en el extranjero, sin importar el trasfondo político y socio-económico, está unido por haber experimentado la violencia en alguna forma. Necesito dos manos para contar el número de mis familiares que han sido secuestrados o directamente afectados por el conflicto en Colombia.

A partir de la década de 1960, una red letal de guerrillas marxistas armadas como las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el ELN (Ejército de Liberación Nacional), grupos paramilitares de derecha y cárteles de droga que rivalizaban con el gobierno en el poder y la influencia, convirtieron a Colombia en uno de los lugares más violentos del planeta. En total, se cree que la guerra -la más larga del mundo- se cobró 220.000 vidas entre 1958 y 2013, y desarraigó a unos siete millones de personas, convirtiendo a Colombia en el país con más desplazados internos del mundo. Una guerra de drogas profundamente entrelazada se desarrolló en paralelo: Medellín, hogar del cártel de Pablo Escobar, fue la más duramente golpeada. En 1991, con Escobar en el apogeo de su poder, la tasa de homicidios en Medellín alcanzó 375 asesinatos por cada 100.000 habitantes al año, es decir, cerca de tres veces la tasa de homicidios más alta de hoy en día por ciudad, encontrada en Caracas, Venezuela. (Hoy, esa cifra se sitúa en 21 homicidios por cada 100.000 personas, o aproximadamente en la de Cincinnati, Ohio.)

Durante gran parte de la historia moderna, los turistas que buscaban ver Sudamérica optaron por caminar por los Andes ecuatorianos o, incluso en un momento dado, visitar las playas de una Venezuela ahora profundamente turbulenta. Pero hoy, a pesar de los desafíos que aún persisten en cualquier sociedad postconflicto, Colombia ha cambiado dramáticamente, si bien de manera gradual, gracias a que el conflicto en curso ha sido empujado a regiones más remotas del país por las fuerzas gubernamentales y por las innovaciones en materia de seguridad e infraestructura realizadas en las ciudades de todo el país. Medellín -que una vez fue apodada la “capital mundial del asesinato” – ha coleccionado galardones que incluyen la Ciudad más innovadora del mundo y el “Silicon Valley de América del Sur”, autopistas interurbanas, otrora vacías aparte de algún convoy militar ocasional, ahora transportan a colombianos y turistas por igual al campo a fincas rurales y ranchos ganaderos que habían estado casi abandonados por décadas.

Traveler2
Getty. El enfoque en la sostenibilidad y la conservación significa que el país está bien posicionado para convertirse en un centro de ecoturismo.

Con la excepción de Cartagena, que escapó en gran medida a la violencia y cuyo casco antiguo ha sido un importante atractivo turístico durante décadas, el turismo no empezó en serio hasta principios de los años 2000. Boris Seckovic, cofundador de Amakuna, una agencia de viajes boutique de Colombia, viajó por primera vez a Colombia en 2006 y, aunque se enamoró del país, también notó que faltaba infraestructura turística. En Medellín, cuando llegué por primera vez, había tres albergues “, cuenta a Traveler. Hoy en día hay más de 500. De esta manera, al igual que en otros destinos de todo el mundo, el mochilero abrió el camino al turismo. Richard McColl, un periodista colombiano que llegó al país por primera vez en 1998, está de acuerdo: “Supongo que una saturación de turismo “gentrificador” en Ecuador y Perú al mismo tiempo hizo que Colombia fuera más atractiva para los viajeros aventureros”, dice.

Seckovic dice que a medida que el país se ha vuelto más seguro en general, a medida que el conflicto civil ha ido disminuyendo en intensidad, ha podido enviar gente a lugares más allá del turismo de los Cuatro Grandes de Colombia -Cartagena, Bogotá, Medellín y el “Triángulo del Café”, donde se cultiva la mayor parte de la famosa exportación del país. En todas partes, desde la costa del Pacífico hasta el famoso río de múltiples colores del Caño Cristales, dice que sus clientes reportan que, a diferencia de algunos destinos más frecuentados, las personas que trabajan en la industria hotelera no están hastiadas por el turismo excesivo. Son extremadamente acogedores y están ansiosos por cambiar la visión [de la gente] sobre Colombia: que Colombia no es lo que se ve en las películas de Hollywood y en los medios de comunicación estadounidenses “.

El crecimiento no es exclusivo de las operaciones de Amakuna: En general, el número de visitantes a Colombia ha crecido un asombroso 250 por ciento en los últimos diez años, de un millón de visitantes en 2006 a más de 2.5 millones en 2016. En septiembre de este año, el diario colombiano La Republica informó que el número de visitantes aumentó un 20 por ciento, en comparación con el mismo período del año pasado.

También hay muchas oportunidades, especialmente en el ecoturismo. En la densa selva amazónica, una vez fuera de los límites y controlada en gran medida por las FARC, se está empezando a desarrollar alojamiento y otras infraestructuras turísticas. Y aunque el control del gobierno no significa que los viajeros tendrán inmediatamente una larga lista de lujosos alojamientos para elegir, sí significa que las prácticas que respetan el medio ambiente y los derechos de los indígenas pueden ser puestas en marcha desde el principio. Lo bueno de que Colombia no haya sido un gran destino durante los últimos 30 años es que ahora el gobierno y el mundo están mucho más conscientes en términos de turismo sostenible “, dice Seckovic. Colombia está en un buen lugar para manejar el turismo de manera responsable, en comparación con hace 30 o 40 años “.

Y Colombia tiene mucho que proteger. El país alberga 1.826 especies de aves, la mayor parte del planeta, que escaparon a la destrucción del hábitat que vino con el desarrollo en otras partes del Amazonas. Colombia también tiene 3.500 de las 25.000 especies de orquídeas que se estima que existen en el mundo. El Santuario de Fauna y Flora Malpelo, un entorno marino protegido a 310 millas de la costa del país, ofrece uno de los mejores lugares para bucear con peces grandes del mundo. Todo esto hace que Colombia esté bien posicionada para ser líder en turismo ambientalmente sostenible, y parece estar en el camino correcto: El gobierno ha duplicado con creces el área oficialmente designada como protegida, de alrededor de 50.000 millas cuadradas en 2010, a 109.000 millas cuadradas en la actualidad.

Sin embargo, a pesar de que nuevas partes del país se abren al turismo y los viajeros ecológicos se apresuran a ser los primeros en la fila, todavía queda la pregunta de cómo Colombia superará una reputación de peligro y atraerá a menos viajeros intrépidos. Un tratado de paz de alto perfil ciertamente ayuda. Un referéndum convocado por el presidente Juan Manuel Santos sobre un acuerdo de paz que vería a las FARC deponer las armas a cambio de ciertas condiciones de amnistía fracasó por muy poco, hablando de una polarización política profundamente entrelazada con traumas históricos y pérdidas personales. Pero el gobierno de Santos y los negociadores rebeldes volvieron a la mesa de negociaciones para volver a redactar, y finalmente firmar, nuevos términos – moviendo el tratado a través del Congreso, evitando así los resultados de la votación.

Pero el hecho de que Santos recibiera el Premio Nobel de la Paz ciertamente ayuda a la reputación del país en el extranjero, duplicándose como un logro político importante (y según muchos colombianos) posiblemente la mayor victoria de la historia en las relaciones públicas. Aun así, es mucho más difícil para los colombianos olvidar el pasado que para los turistas, y vale la pena tenerlo en cuenta cuando visiten el país e interactúen con los residentes locales. Independientemente de lo que se lea en los principales titulares de las noticias, la escena política dista mucho de ser clara. Dependiendo de a quién se pregunte, el Presidente Santos es un apaciguador de voluntad débil o un pacificador que está negociando los compromisos necesarios para un futuro pacífico. Su predecesor, Álvaro Uribe, quien, después de haber sido elegido en 2002, se acercó con puño de hierro a las FARC y las empujó a los rincones más remotos del país, fue la mano dura que el país necesitaba para dominar a la insurgencia o un cómplice de las atrocidades cometidas por los grupos paramilitares de derecha, o ambas cosas.

Esto demuestra que Colombia todavía tiene trabajo por hacer. Los espectros de inestabilidad política y profunda división pesan mucho en las conciencias de la población: tras el acuerdo de paz, los ex rebeldes se están integrando a la sociedad y al tejido político del país (el ex líder de las FARC, Rodrigo “Timochenko” Londoño, anunció recientemente que se presentaría a la presidencia en 2018). La desigualdad de ingresos sigue siendo increíblemente alta, como lo demuestran los barrios de chabolas que rodean el centro brillante de Bogotá. Pero los forasteros que miran dentro, como McColl, dicen que hay más razones para tener esperanzas que ser pesimistas. Las generaciones más jóvenes y más mundanas que vienen en camino están mucho más preparadas para aceptar las diferencias en el país, mostrar más empatía y trabajar de una manera más altruista para llevar a su país adelante “, dice.

El boca a boca, un Premio Nobel de la Paz, titulares positivos y un futuro brillante en lo que respecta al turismo responsable continuarán ayudando a Colombia a recuperarse de la sombra de la violencia, pero, como lo insinuó la campaña de turismo hace nueve años, visitar Colombia es quizás el remedio más efectivo. Hemos tenido cientos de clientes, y ni uno solo ha sido decepcionado por Colombia, y eso no es necesariamente debido a nosotros “, dice Seckovic. “Colombia se vende a sí misma.”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s