Las cifras confirman el ascenso del turismo en Colombia

Aves
Avistamiento de aves, una de las propuestas turísticas en Colombia. Foto: Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Los acuerdos de paz han dinamizado la industria turística del país. Durante el año pasado, 3’344.382 viajeros ingresaron al país, según Migración Colombia, lo que representa un crecimiento de casi 20 por ciento con respecto al 2016.

La cifra no es para menos: supera la media mundial que está por el orden del 4 por ciento, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo. Este crecimiento acelerado tuvo también un importante impacto económico: el turismo se convirtió en el segundo generador de divisas del país. El 2017, sin duda, fue un año dorado para la industria.

La aparición de destinos colombianos en publicaciones como The New York Times o el diario holandés Telegraaf son prueba de esta transformación. “Ya no estamos en la lista negra de destinos. Ahora somos un país que se puede visitar. Sabemos que hay retos en materia de seguridad, pero el Gobierno no ha bajado la guardia para resolverlos y seguimos consolidando el fin del conflicto para brindar cada vez más garantías a turistas nacionales y extranjeros”, dijo María Lorena Gutiérrez, ministra de Comercio, Industria y Turismo. Seguir leyendo

Advertisements

Propósitos de año nuevo vs Miedo al éxito

writing-828911_1280 (Medium)Con la llegada del 2018 casi todos, en mayor o menor medida, tendemos a crear o al menos pensar en nuestros propósitos de año nuevo: Conseguir un nuevo y mejor empleo, mejorar nuestra salud, hacer más deporte, pasar más tiempo de calidad con la familia, ahorrar para hacer un viaje, mejorar en los estudios, ser más creativos, entre otras mil ideas.

Sin embargo, con el paso del tiempo, por falta de compromiso, de dedicación, de organización o por dificultades varias, los vamos dejando de lado, descarrilando nuestras ambiciones.

Según los estudiosos de los cambios de actitudes, hay dos desvíos comunes que la personas tendemos a hacer antes de empezar a fijar nuestros propósitos de Año Nuevo. Primero, pensamos en lo que debemos hacer, en lugar de lo que realmente queremos hacer. En segundo lugar, pensar en lo que deberíamos dejar de hacer, más que en lo que queremos lograr.

Para tener éxito al abordar cualquier cambio primero es importante desearlo de verdad, venciendo el miedo que el cambio mismo suele producir, asumiendo que el cambio, a más corto o largo plazo, simplemente es inevitable.

Esto puede significar hacer pequeños ajustes diarios a los horarios y planes, la adopción ocasional de nuevos hábitos y habilidades, o cambios monumentales de identidad y propósito en la vida. Es inútil aferrarse a todo lo familiar, ya sea bueno o malo, pues eso sólo creará más dolor y agotamiento. Es necesario desarrollar una mentalidad de apertura, curiosidad y acción en lugar de cualquier apatía, terquedad o temor persistente.

La otra parte del reto consiste en derrotar nuestro miedo, consciente o inconsciente, al éxito, más común de lo que se cree, y que puede hacernos perder muchas oportunidades, pues cuando tenemos demasiado miedo de arriesgarnos y avanzar en nuestras metas -consciente o inconscientemente- nos quedamos atascados en un solo lugar y ni avanzamos ni retrocedemos.

La psicóloga Matina Horner diagnosticó por primera vez el miedo al éxito a principios de la década de 1970 y desde entonces, diferentes investigadores han constatado que el miedo al éxito, que se da entre hombres y mujeres, es muy similar al temor al fracaso y se caracteriza por pensamientos y temores como:

  • Sentirnos culpables por cualquier éxito que tengamos, no importa cuán pequeño sea, porque nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo no han tenido el mismo éxito.
  • No contarle a los demás nuestros logros.
  • Evitar, aplazar, procrastinar.
  • Comprometer nuestras propias metas o agenda para evitar conflictos en un grupo, o incluso conflictos dentro de nuestra familia.
  • Auto-sabotaje a nuestro trabajo o sueños convenciéndonos de que no somos lo suficientemente bueno para alcanzarlos.
  • Sentir, aunque sea de forma inconsciente, que no merecemos disfrutar del éxito en nuestra vida.
  • Creer que, si logramos el éxito, no podremos sostenerlo. Con el tiempo fallará y acabaremos en un lugar peor que donde empezamos. Así que piensa, “¿por qué, para qué, molestarme?”

Los nuevos retos, desafíos y comienzos pueden ser experiencias estresantes para todos, pero sin duda, comprometiéndonos, creyendo en nosotros mismos, con una firme determinación, decisión y voluntad de abrazar el cambio será mucho más probable que cumplamos nuestras metas y alcancemos nuestros propósitos.

Similitudes y diferencias de la Navidad en España y Colombia

This slideshow requires JavaScript.

España

La Navidad en España comparte tradiciones con el resto de los países donde se practica la religión católica, de manera que las familias se reúnen para compartir y disfrutar la alegría de esta celebración.

Un símbolo importante de la Navidad en España es el Belén (pesebre), que se puede ver en hogares, iglesias, edificios públicos y comercios de pueblos y grandes ciudades. En algunos lugares también se realizan belenes en “vivo”.

Las grandes y pequeñas ciudades al igual que los pueblos visten sus calles y plazas con la tradicional iluminación propia de estas fechas, donde diferentes ornamentos, adornos y árboles navideños contribuyen a crear una atmósfera especial y a incentivar el comercio y consumo.

Sorteo de la Lotería de Navidad

Las fiestas comienzan en firme en España el 22 de diciembre, día en que se celebra el Sorteo de la Lotería de Navidad, el sorteo de lotería más grande del país y una verdadera tradición practicada por propios y extraños desde 1812, cuando tuvo lugar en Cádiz.

La lotería, que da el pistoletazo de salida a las celebraciones de Navidad, es la excusa perfecta para que mucha gente con la ilusión de ganarse el “gordo de Navidad”, comparta los décimos de lotería con familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, etc. Y así, en la mañana del 22 de diciembre la mayoría de españoles están atentos a la televisión y distintos medios de comunicación, deseando estar entre los “agraciados”.

Nochebuena

En la noche del 24 de diciembre las familias se reúnen para cenar en casa de alguno de los familiares para cenar y cantar villancicos y canciones navideñas al ritmo de panderetas, zambombas u otros instrumentos.

La abundante cena especial que cuenta con entrantes y diferentes platos entre los que están el marisco, cordero lechal, pularda, pavo, jamón ibérico, o pescados como besugo, lubina o merluza, entre otros, también suele ir acompañada de vinos, champán o cava, turrón o chocolate, polvorones, frutos secos y otros dulces típicos.

A las 12 de la noche, en las iglesias, se celebra la “Misa del gallo”, a la que suelen asistir las personas más religiosas, para celebrar el nacimiento de Jesús.

Y en regiones como Cataluña, durante esta noche se organiza el Caga Tió o Tió de Nadal, consistente en un pequeño tronco de madera que aparece semanas antes de Navidad y al que los niños y niñas deben alimentar para que la noche del 24, al golpearlo con un bastón mientras se canta la canción del Tió, les “cague” regalos y dulces.

Navidad

El día 25 de diciembre también es un día especial que se celebra junto a la familia con mucha comida, pues para los españoles la gastronomía y “comer bien” es fundamental, al igual que con canciones y alegría.

En los últimos años algunas familias españolas están empezando a celebrar la llegada de Papá Noel o Santa Claus, de manera que al despertar el 25 de diciembre todos los miembros encuentran un obsequio junto al árbol de Navidad, aunque esta costumbre aún no está generalizada.

Fin de Año

Los españoles celebran la última noche del año, con alegría y mucha fiesta. Suele ser un día más abierto en el que las reuniones son con familiares y/o amigos. Se cena en casa o en un restaurante, se esperan las campanadas de año nuevo y al finalizar todos brindan, se felicita el año nuevo a los seres queridos y muchos salen a bailar en las fiestas y cotillones.

El día 1 de enero, fiesta nacional, se celebran conciertos de año nuevo en diferentes localidades y muchas familias vuelven a reunirse para comer juntos y celebrar el primer día del año.

Los reyes magos

La tarde del 5 de enero, en la mayoría de pueblos y ciudades del país se celebra la cabalgata de los Reyes Magos que llenan las calles de alegría y caramelos, y donde los niños pueden saludar a sus majestades.

La noche del 5 de enero es muy especial para los más pequeño, pues esa noche los Reyes Magos visitan todos los hogares tras haber recibido la carta que niños y niñas les han enviado pidiéndoles regalos y asegurando que se han portado bien.

Al despertarse el 6 de enero las familias españolas encuentran los regalos que les han dejado Melchor, Gaspar, y Baltasar. La tradición indica que los niños que se hayan portado bien encontrarán los regalos deseados y aquellos que hayan fallado encontrarán carbón. Es típico de ese día comer el roscón de reyes, que entre su masa dulce contiene sorpresas: A quién le toque la figura será coronado como el Rey o Reina de la casa, mientras que la persona que encuentre el haba deberá pagar el roscón.

Ritos y tradiciones

 El 31 de diciembre, a las 12 de la noche, los españoles están atentos a la televisión para ver las campanadas desde la Puerta del Sol, una ceremonia que marca el comienzo del año, en la que siguiendo una pauta especial se comerán las 12 uvas blancas (verdes), siendo vital no equivocarse con los cuartos y comer las uvas al ritmo indicado, sin atragantarse, para tener buena suerte en el año nuevo.

Las creencias también indican que esa noche hay que estrenar ropa interior de color rojo para atraer la suerte. Mientras que introducir un anillo de oro en una copa de champán, cava o sidra, ayudará para tener un año próspero y de mucha suerte.

Colombia

This slideshow requires JavaScript.

Las fiestas navideñas en Colombia son una mezcla de alegría, unión familiar, tradiciones, religión y mucha fiesta. Entre los principales hitos están:

Velitas y alumbrados

En Colombia las fiestas navideñas comienzan el 7 de diciembre, con la Noche de las Velitas, víspera del día de la Inmaculada Concepción, en la que las familias se reúnen frente a sus hogares, para encender velas y faroles en las aceras y calles , para “alumbrar el camino de la virgen” y que ésta bendiga sus hogares.

Esta celebración, común entre la mayoría de colombianos, deja hermosas y coloridas estampas en las calles de todo el país, donde merece un apartado especial Quimbaya, municipio del Quindío, que año a año destaca por la originalidad de sus alumbrados.

De la misma manera, el 7 de diciembre se encienden las luces de navidad (los alumbrados) en las principales ciudades del país, que con un desborde de imaginación,  originales diseños y millones de bombillas alegran la Navidad de los colombianos y se vuelven un atractivo turístico para propios y visitantes.

La Novena de aguinaldos

La Novena de Aguinaldos es una tradición de fuerte arraigo en Colombia, que se remonta al siglo XIX. Durante nueve noches las familias y amigos se congregan ante el pesebre (belén) para rezar, cantar villancicos, compartir el mensaje del nacimiento del “Niño Dios” y expresar fe, cariño, esperanza y buenos deseos.

La Novena es también un encuentro gastronómico, pues esta celebración, que usualmente se va rotando entre los distintos hogares de familiares y/o amigos (y que también suele rezarse en diferentes oficinas e instituciones), es el espacio donde se comparten distintas preparaciones culinarias y postres.

Comida

Aunque en las últimas décadas el pavo asado se ha ido extendiendo en las celebraciones navideñas colombianas, en las cenas de Nochebuena y Año Nuevo siguen primando los platos típicos regionales como los tamales, pernil de cerdo, lechona, hayacas, muchacho relleno (rollo de carne), ajiaco, cocidos, sancocho de pescado, pasteles de arroz e incluso la gamitana rellena (una variedad de pescado), entre otros.

Así mismo, la natilla, los buñuelos (salados o remojados en almíbar, dependiendo de la región), el masato de maíz, la chicha de maíz, las hojaldras/hojuelas, el “desamargado” (dulce de nochebuena) y el manjar blanco, siguen siendo platos imprescindibles en las fechas navideñas.

Los regalos

Tradicionalmente en Colombia los regalos los ha traído el “Niño Dios”, es decir Jesús, pero la influencia norteamericana ha ido ganando enteros y actualmente Papá Noel también tiene mucho protagonismo en las celebraciones de fin de año.

En Colombia los regalos se entregan en la noche del 24 de diciembre y en la mañana del 25 los niños hacen gala de los mismos ante familiares y amigos. A diferencia de otros países, en Colombia los reyes magos tienen solamente un papel testimonial y, más allá de destacar su papel durante la celebración de la Novena de Aguinaldos, no se les da mayor relevancia.

Agüeros

Los colombianos siempre esperan que el año nuevo sea mejor que el que termina y para llamar a la suerte, el amor, la felicidad, los viajes o el dinero recurren a todo tipo de rituales, que se realizan especialmente el 31 de diciembre.

Entre los más comunes están: comer 12 uvas y pedir un deseo con cada una de ellas; tomar champán (algunas personas depositan previamente algún anillo o complemento de oro dentro de la copa y otros prefieren bañarse con ella); comer lentejas, como símbolo de abundancia y prosperidad; vestir ropa interior amarilla; dar la vuelta a la manzana en la que viven llevando una maleta por la calle, para tener viajes; hacer un sahumerio con diferentes plantas, a lo largo y ancho de sus hogares, etc…

Finalmente hay que destacar que toda celebración navideña colombiana está marcada por la música y baile, mucho baile (uno de los principales medios de socialización en el país), de manera que la salsa, vallenato, cumbia, merengue, reguetón, entre otros ritmos acompañan las celebraciones navideñas en el país.

¿Conoces alguna otra tradición relevante en estos países? ¿Cuáles destacarías en otros países?

Descubriendo los encantos de Colombia (I)

Carlos4
Parque Tayrona

Por: Carlos Martín Velázquez

Impresiones de un vallisoletano sobre un viaje turístico realizado entre agosto y septiembre de 2017.

El Valle del Cocora, Quindío

Situado en la cordillera central de los Andes colombianos en pleno Eje Cafetero es uno de los sitios más especiales de Colombia. En este lugar crece la Palma de Cera del Quindío, el árbol nacional de Colombia. Los paisajes que ofrece este enclave son verdaderamente únicos.

Este árbol llega a alcanzar los 60 metros de alto y sólo crece a una altitud de entre 1500 y 3000 metros sobre el nivel del mar. Es muy curioso ver “palmeras”, más propias de zonas de costa, a estas alturas. El paisaje del valle, muy verde, con las Palmas de cera elevándose tan altas es una de las imágenes que más se me han quedado grabadas de mi viaje a Colombia.

Un paisaje bellísimo, vistosas praderas con palmeras de cera, onduladas y verdes colinas pobladas de vacas y, más allá, montañas y riscos.

En esta zona también está Salento, un pueblo bonito con casas de colorines y ambiente mochilero, apto para organizar rutas de trekking.

Filandia

Es un pueblo precioso en lo alto de un cerro desde el que se domina todo el departamento cafetero del Quindío. No es un pueblo mochilero o para turistas como Salento, sino que tiene vida propia. Hay ganaderos, cafeteros, pulula mucha gente por el pueblo. La gente es amable, tranquila y no se percibe inseguridad ninguna.

Los balcones y las casas son preciosos. Hay muchos comercios de todo tipo con fachadas pintorescas. Es un pueblo muy recomendable para estar un par de días y hacer excursiones.

Carlos2
Río La Vieja, Quindío

Recorrido en balsa por el río la Vieja

Son casi cinco horas viajando en balsa por el rio y una comida cerca de un embarcadero. La experiencia merece mucho la pena. El día de nuestro recorrido hacia sol y fue muy divertido. Desde Quimbaya te llevan en jeeps Willis hasta el embarcadero: Puerto Alejandría.

Ahí las siete personas que viajábamos ocupamos una balsa hecha de guadua (un material parecido al bambú). Fue una experiencia muy divertida y recordé películas como El Dorado de Carlos Saura o Aguirre la cólera de Dios, de Werner Herzog: bajar el rio en balsa, como lo hacían antiguamente los indígenas, también fue una de los modos en que los conquistadores españoles fueron colonizando las tierras del nuevo mundo; a base de navegar en balsas por el centro de los ríos, con caballos y cañones para evitar ponerse a tiro de lanzas y flechas de los indígenas.

Después de unas dos horas bajas y recorres por tierra un camino durante una media hora y hay una cascada imponente en la que te puede bañar. Después tomas una comida sabrosa caliente que te sirve envuelta en hojas de platanero.

El Espíritu de Medellín

Medellín es la capital del Departamento de Antioquia. A sus pobladores se les llama “paisas” son trabajadores, emprendedores y de buen humor. Se dice que Medellín es “la ciudad de la eterna primavera”, por su clima. Su fiesta más importante es la Feria de las Flores en agosto. Hay un desfile de silleteros llevando a espaldas preciosas composiciones de figuras hechas con flores. La feria del Libro empieza en Setiembre.

Qué ver: El Museo de Antioquía y la Plaza Botero, la Catedral de Medellín, un viaje con el Metrocable hasta el Parque Arví, un paseo por el Poblado, una noche en la Zona Rosa, y subir al cerro Nutibara más que para visitar el Pueblito Paisa, que no tiene nada de especial, para disfrutar de sus buenas vistas de la ciudad.

Museo de Antioquía. Uno de los mejores y más importantes museos de Colombia. Expone obras de los artistas colombianos más famosos entre los que destaca Fernando Botero. El museo le dedica 12 salas. También hay una buena colección de arte moderno. Solo por verlo y visitar la Plaza Botero ya vale la pena. También es interesante visitar las salas de los pintores modernos colombianos y sus dos escuelas los academicistas seguidores de la corriente europea y los localistas partidarios de los rasgos latinoamericanos autóctonos. Ambos con sus toques de modernidad.

La Catedral Metropolitana y el Parque Bolívar: La Catedral Metropolitana se encuentra en el Parque Bolívar uno de los sitios más animados de la ciudad y donde se encuentran también el Teatro Lido y la estatua de Simón Bolívar.

La Catedral Metropolitana es uno de los símbolos de Medellín. Es una iglesia construida a base de ladrillos. Algunos la consideran como la construcción más imponente del mundo hecha a base de ladrillos. Se necesitaron 1.200.000 ladrillos para construirla.

El Metrocable. Es una espectacular obra de ingeniería que junto a su metro es el orgullo de Medellín. Es un teleférico que se creó para integrar los barrios más pobres y marginales con el centro de la ciudad. Hoy, además de seguir cumpliendo esa función, es uno de los reclamos turísticos de Medellín.

Comuna 13

En este viaje conocí que para pasar página a la etapa violenta de Escobar se estableció una alianza entre el gobierno municipal, que asumió las funciones del Estado bajo el alcalde Sergio Fajardo, el academicismo y la intelectualidad, personificada en la Universidad de Antioquia, muy prestigiosa en Colombia, y la empresa privada deseosa de crecer sin chantajes.

Así, se apostó por la integración de los barrios, Pera ello se diseñó a largo plazo un sistema de transporte que incluye metro-tranvía y sobre todo el “metrocable” (teleféricos) que conecta la ciudad con los barrios periféricos situados en alto y que estaban aislados.

Se potenció las asociaciones vecinales de comunas que habían resistido a los sicarios de Escobar. Se potenció una red de bibliotecas y centros culturales de barrio y programas para incentivar la asistencia a la escuela y la formación.

A través de EPM, empresa pública municipal de Medellín se fue llevando por toda la ciudad servicios domiciliados como agua potable, saneamiento, luz etc. Y telecomunicaciones fijas, cable y red móvil. Se han creado infraestructuras para el almacenamiento, depuración y distribución de agua, etc.

El resultado, en dos décadas ha sido el despegue de Medellín como centro económico que atrae inversiones, es el principal foco de nuevas empresas y start ups de emprendimiento del país y cuenta con una mano de obra bastante cualificada. La ciudad respira alegría y sus fines de semana son bullangueros

Una consecuencia de este espíritu es la Comuna 13, el producto del nuevo espíritu del Medellín que quiere olvidar la etapa violenta. Este es un barrio obrero duro proletario, antiguo vivero de sicarios de Pablo Escobar, un barrio más en una zona de fronteras invisibles, donde incluso pasar de un barrio a otro suponía peligro de morir.

Pero, tras ser abatido Escobar, se ha apostado por la cultura de la paz, la integración a la red de metro y transportes la implantación de escaleras eléctricas que facilitan la movilidad, programas educativos y culturales con asociaciones de la comuna que potencian la formación en detrimento del “sicariato”, una de sus manifestaciones fue la escuela de hip hop que fomento entre la juventud del barrio la afición artística por los grafitis de los que está plagado el barrio.

En conclusión: Comuna 13 es ahora un barrio objeto de visita por esa transformación en la que los propios habitantes artesanos y artistas hacen de guías.

Carlos1
Guatapé, Antioquia

El Peñol y Guatapé

El Peñol es una roca de unos 220 metros situado en el municipio de Guatapé. Es una formación geológica muy curiosa desde la que se tienen una de esas vistas que nunca se te olvidan en la vida. Hay que pagar por entrar. En el viaje te explican cómo esta maravilla de la naturaleza es patrimonio nacional, pero está dentro de una finca privada.

Hay que subir 740 escalones. El ascenso es bastante cansado y poco apto para quienes tengan problemas de salud, pero la recompensa bien vale el esfuerzo

Desde lo alto del Peñol se tiene una vista panorámica del Embalse de Guatapé que no tiene precio. Este embalse es un lago artificial construido para crear una enorme presa hidroeléctrica que abastece una buena parte de la electricidad que se consume en Colombia. En el embalse hay islitas donde se han construido casas y hoteles, y la zona se ha convertido en un destino recreativo, de ocio, y de deportes náuticos muy popular.

En una de las caras de la piedra están pintadas las letras GI. Querían pintar Guatapé y se quedaron a medias. Cambiaron de idea para no estropear la imponente imagen de la piedra al ser un lugar tan turístico. Sin embargo, ahí siguen. Es una pena que no hayan quitado esas letras que tanto afean esa cara de la roca.

El Peñol es mejor visitarlo en primer lugar ya que después de haberte pegado el palizón de subir hasta lo alto puedes relajarte en el pueblo y pasearte por él tranquilamente disfrutando de sus calles y sus plazas. Además, hacerlo en este orden te permite comer en Guatapé.

Guatapé por su parte es un pueblecito con mucho encanto al que se le conoce como el Pueblo de los Zócalos, porque las bases de todas las casas tienen zócalos que las adornan con motivos y diseños muy coloridos con animales, flores, símbolos, y escenas cotidianas que representan la vida del pueblo y de la familia.

Los domingos tiene mucha animación y merece la pena visitar la Iglesia casi siempre llena de fieles rezando (era la víspera de la llegada del Papa Francisco a Colombia). Es un puerto lacustre y en sus orillas se ven lanchas y embarcaciones atracadas.

Viaje organizado con la asesoría de Esconexión